30 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Belén Esteban pasa de la felicidad máxima al cabreo total y se fuga en directo

Belén Esteban empezó contenta y terminó cabreada.

Belén Esteban empezó contenta y terminó cabreada.

Tantas veces ha amenazado, tantas veces lo ha prometido que al final es un poco como el cuento de Pedro y el lobo, pero lo cierto es que la princesa del pueblo nunca defrauda.

Como cada semana desde que comenzó el confinamiento Belén Esteban conectó con Sálvame desde su casa dispuesta a hacer una deliciosa receta (arroz con leche en este caso), pero ha empezado mal.

Se la veía mosqueada y es que llevaba una hora esperando con problemas técnicos. Además, tuvo que lidiar con las bromitas de Jorge Javier Vázquez, que le preguntaba dónde está el misterio de la receta. "Es imposible que te salga mal", le decía él; "como eres tan buen cocinero, te lo preparas", le respondía ella.

Pasada la tensión inicial, Belén no podía evitar tener una sonrisa y es que, tras casi tres meses se había reecontrado con Miguel. Su marido trabaja en el sector sanitario, por lo que ante la crisis del coronavirus, decidió irse a vivir a su piso porque Esteban es un caso de alto riesgo por su diabetes.

“Poco a poco tenemos que hacer ya la vida normal”, decía ella y Jorge Javier desataba sus preguntas pícaras: “¿Ya dormís en la misma cama?”; “estamos en la misma casa”, respondía ella pero él iba más allá: “¿Cómo lo has hecho sin que se entere tu operadora de cámara?”, preguntaba él; “la gente tiene niños y hace ñiqui ñiqui”.

Bromas a un lado, la colaboradora confesó que la distancia ha sido “un poco dura”: “Todo el mundo sabe lo que ha pasado pero nos hemos echado mucho de menos los dos”.

Cambiaban de tema, la receta avanzaba… y las bromas regresaban. Esta vez, Kiko Matamoros hacía otro juego de palabras de los que sacan de quicio a la colaboradora, que acabó haciendo lo que tantas veces ha prometido: colgar en directo.

Comenta esta noticia
Update CMP