20 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marta Rovira busca trabajo a la desesperada en Suiza tras perder su sueldo

Marta Rovira durante la entrevista con la agencia de noticias catalana ACN.

Marta Rovira durante la entrevista con la agencia de noticias catalana ACN.

La número dos de ERC ha reaparecido al fin, tres semanas después de huir para no acabar en prisión preventiva. Asegura que se quedará en Suiza por mucho tiempo, pero no tiene de qué vivir.

Y al vigésimo día, Marta Rovira habló. Tal y como avanzó ESdiario el miércoles, la secretaria general de ERC ha salido de su escondite por primera vez desde que huyó a Suiza para que el juez Pablo Llarena no la enviara a prisión provisional.

Rovira ha concedido en las últimas horas al periódico Le Temps y a la agencia de noticias catalana ACN (se espera que dé más) y la primera noticia que da es que sigue en Suiza. Que es algo que ni siquiera sus compañeros de Esquerra tenían del todo claro. 

Cuenta la mano derecha de Oriol Junqueras que su exilio va para largo -"para muchos años"- pero que de momento no se plantea pedir asilo a las autoridades suizas. Y que en Barcelona vivía una "prisión interior" porque la Policía la perseguía por las calles y sufría amenazas. 

Rovira renunció a su acta de diputada en el Parlament antes de huir fuera de España, y por tanto a su sueldo. ¿De qué va a vivir, pues, en un país con un nivel de vida tan alto como Suiza, uno de los diez países más ricos del mundo según la renta per cápita de sus habitantes?

"Estoy buscando trabajo. Quiero rehacer mi vida aquí con la familia y ponerme bajo la protección de Suiza", asegura en una de las entrevistas. 

Rovira lleva viviendo de la política 11 años. En 2007 cambió el despacho de abogados en el que trabajaba -el de Sebastià Puigdecanet Basco- por las oficinas de ERC a tiempo completo. Y lleva pisando la moqueta del Parlament desde 2012, cuando fue elegida por primera vez diputada y portavoz del grupo Esquerra

Tiene, por tanto, su carrera de abogada totalmente abandonada desde hace más de una década. Pero ahora se ve en la obligación de arremangarse y buscar una nueva forma de vida. 

Comenta esta noticia