07 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Raúl del Pozo retrata "a la izquierda populista" que ha "encabronado" a Sarasola

Kike Sarasola está harto de diez días de ataques.

Kike Sarasola está harto de diez días de ataques.

Después de diez días y más de 1.400 noticias y acusaciones graves contra el empresario, hasta de algunos políticos como Rufián o Echenique, los datos negro blanco abochornan al Gobierno.

Este viernes Raúl del Pozo dedica su columna en la contraportada de El Mundo a analizar la "parábola de Kike Sarasola" que "cedió de forma desinteresada y gratuita sus hoteles para acoger personal sanitario, bomberos, personas mayores y lo están tratando como un gánster" confirmando ese proverbio según el cual "por la caridad llega la peste".

El empresario mientras tanto "está confinado y encabronado en Colombia", "harto de esta izquierda populista que lleva diez días de ataque y no puedo más, como sigan les voy a contestar y la lío".

Resume el periodista que en los últimos días "se han publicado más de 1.400 noticias en prensa, radio y televisión acusándolo de haber sacado un pastón alojando en sus suites imperiales a Isabel Díaz Ayuso" y sin embargo, "una vez verificado que el contrato adjudicado por error a Room Mate no existe, ningún medio se ha retractado ni ha pedido disculpas".

Algunos políticos como Pablo Echenique han ido más lejos diciendo que Sarasola está investigado por fraude y preguntando si Albert Rivera (que vivió dos años en un piso de Kike) lo pagó o fue un regalo. Gabriél Rufián ha hecho algo parecido afirmando que PP y Ciudadanos comparten el mismo casero.

Por todo ello el periodista señala que "Kike se siente víctima propiciatoria de una persecución política" y que "es falso que no existan contratos firmados por la cesión de hoteles. Todos los contratos están publicados por el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM)".

Asimismo, destaca "no es cierto que cediera durante dos años un apartamento gratis a Rivera. Albert pagó y la compañía emitió las facturas. No es verdad que se haya hecho un precio especial a la presidenta de la Comunidad ni que haya recibido ayuda alguna de ella. Tanto Ayuso como Ignacio Aguado han pedido disculpas a Sarasola por el supuesto error administrativo que se ha perpetrado".

Eso y que "es falso que Ayuso, que no conoce personalmente a Sarasola, se haya alojado en el apartamento de manera gratuita; pagará lo que cueste la estancia". 

Con este panorama los acusados de Room Mate llegan a la conclusión de que "toda la tormenta de Kike es para ocultar alguna tropelía del Gobierno".

Comenta esta noticia