05 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El nieto del icono del cine y la televisión que ha acabado trabajando en el Ikea

Liberto Rabal y Javier Bardem en Carne Trémula

Liberto Rabal y Javier Bardem en Carne Trémula

Este nominado al Goya ha saltado a las portadas de los medios por haber caído en el olvido de la industria del cine y dedicarse a las estanterías y los tornillos de nombre impronunciable.

Si acude a comprar muebles al Ikea de la calle Goya de Madrid, quizá se lo encuentre. Y es que tal y como ha contado El Mundo, el nieto de uno de los grandes del cine español no ha podido continuar con la prometedora carrera que le llevó a la gala de los Goya en los noventa.

Y es que, apellidarse Rabal, salvo si eres Paco, parece conllevar una maldición impuesta como si de los Kennedy se tratase. Teresa tuvo que deshacerse de su casa para poder sobrevivir y ahora, Liberto Rabal tampoco ha conseguido alcanzar el estrellato como apuntaba cuando participó en la película Tranvía a la Malvarrosa y, después, Almodóvar le acogía como uno de sus chicos para protagonizar Carne Trémula.

 Ahora pasa su vida entre muebles, camas, colchones, mesas y tornillos suecos, atendiendo a los clientes con "profesionalidad" como detalla El Mundo, aunque en los últimos años ha aparecido en alguna serie como Amar es para siempre o Arrayán en Canal Sur.

Sin embargo, parece que la suerte no está de su lado. No le fue bien en su estreno en teatro con la obra Una vida robada en el que recibió el impulso de su abuela, Asunción Balaguer, y también el cine se ha olvidado de él, porque el apellido, a veces es una maldición.

Comenta esta noticia
Update CMP