15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El día que Aznar trató peor a Rajoy que Pablo Iglesias

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

Rajoy ya casi es exRajoy, en un país ciertamente curioso en el que se va un presidente invicto y acaba de llegar uno que ha conducido a su partido a sus dos mayores derrotas históricas en las urnas. El adiós controlado del líder del PP le quita buena parte del argumentario a sus rivales, que ya desde el poder y sin su bestia negra van a tener más difícil vivir del cuento. En la despedida sus rivales de siempre se comportaron como siempre, con poca elegancia y bastante rencor, aunque hubo curiosas excepciones como la de Pablo Iglesias:

 

 

Mientras, se habla en cada esquina de los sucesores de Rajoy, con Feijóo a la cabeza de todas las quinielas y Cospedal muy cerca tal vez en la misma secretaría general que ahora ocupa, pero el primero en salir a la palestra ha sido Aznar, a quien en el actual PP parecen repudiar más que a los mismísimos Sánchez o Rivera. Y no sólo en Génova: ahí fuera, sigue siendo uno de los tipos más detestados por quienes, tal vez, nunca le votaron:

 

 

Lo cierto es que Aznar eligió el día de la despedida de Rajoy para ofrecerse a revitalizar el centroderecha en España, un gesto unánimemente interpretado como un soberano varapalo a su sucesor que ha soliviantado más a los cuadros del PP que a los de Podemos. Y lo cierto es que, aunque sus palabras resulten torpes en estos momentos, no equivalían a querer volver a la primera línea y mucho menos al liderazgo de nada.

Porque no podría, desde luego, pero también porque no quiere: "Desde mi actual posición", recalcó el también expresidente. Esto es, desde la presidencia de FAES. Ocurre que los cables a veces valen para conectar y otras, simplemente, para asfixiar.

Para terminar el 'Día D' del PP, un nombre tras los dos anteriores: Alberto Núñez Feijóo. Es el único dirigente popular con mayoría absoluta en su terreno y no suscita rechazo en ninguna de las familias populares, que ahora se enfrentan, no obstante, a un concilio vaticano para elegir Papa en el que puede pasar de todo. Aunque la cosa empieza con humor:

 

 

Si hubiera que hacer una apuesta, el presidente de la Xunta tendría casi todas las papeletas: de gallego a gallego, ambos altos y con gafas, con una diferencia de edad no tan apreciable y una ventaja para el presidente autonómico: no está achicharrado por nada, por mucho que recuerden sus fotos casi juveniles con un indeseable que luego, con el tiempo, se convirtió en narcotraficante 'ilustre'. Si eso es todo...

Comenta esta noticia
Update CMP