28 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Roures logra de Colau un pelotazo de 250.000 euros en plena crisis por el virus

La alcaldesa de Barcelona deberá dar explicaciones por este escándalo la próxima semana

Con el genial Eduardo Mendoza, Barcelona ha sido La ciudad de los prodigios. Con Ada Colau, sigue siendo, casi 5 años después de llegar a la Alcaldía, la ciudad de los escándalos. El último conocido implica a su Ayuntamiento nada más y nada menos que con un conocidímo e influente empresario multimillonario, de izquierda radical y muy amigo de los independentistas.

Se trata de Jaume Roures, cuya productora, Mediapro, ha obtenido a dedo un suculento pelotazo de 250.000 euros, por un concierto que no llegará a celebrarse.

 


Tal y como informa El Español, Jordi Martí, concejal de Presidencia y del Distrito del Eixample del Ayuntamiento de Barcelona concedió de forma directa, sin concurso público, una subvención por la celebración de un concierto homenaje a las víctimas del coronavirus.

 

En contra del código ético del partido de Colau

El coste del evento, que finalmente fue cancelado por las quejas del sector cultural, muchos artistas entre ellos, de la ciudad, ascendía a medio millón de euros, de los cuales el Consistorio presidido por Colau aportaba de forma directa a Mediapro la mitad.

Esta adjudicación a dedo a Mediapro choca frontalmente con el código ético con el que Barcelona en Comú, el partido de Colau, se presentó a las elecciones municipales, de no "tener relación jurídica con empresas que, directa o mediante empresas pantalla o filiales, desvíen fondos a países considerados paraísos fiscales con la intención de evadir sus obligaciones tributarias".

 

Se da la circunstancia de que Mediapró ha sido investigada por la justicia de Estados Unidos por utilizar paraísos fiscales para para pagar de manera opaca los sobornos a los directivos de la FIFA.

Esta próxima semana, la alcaldesa Colau se verá obligada a dar explicaciones públicas por este escándalo. El enésimo de la franquicia de Podemos en la Ciudad Condal.

Comenta esta noticia