21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

El cumpleaños más amargo de la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores

Rocío Flores, muy tocada por el proceder de su madre

Rocío Flores, muy tocada por el proceder de su madre

Falta muy poco para que Rocío Flores cumpla veintiún años. Una fecha señalada en su vida pero que le pilla muy tocada animicamente. Los fantasmas del pasado se han hecho presentes.

Rocío Flores cumplirá en unos días veintiún años. Sin embargo, su onomástica no será feliz debido a los problemas familiares. La joven atraviesa un calvario desde que su madre decidiera demandar a su padre. Un asunto sobre el que ambas partes prefieren no pronunciarse. En el caso de Antonio David, porque no quiere que sus hijos se vean más afectados de lo que ya están. En el de Rocío Carrasco, vaya usted a saber. La realidad es que su imagen quedó muy tocada tras el encuentro en los juzgados con su hijo David. Lejos de acercarse, no lo hizo, quedando el chico sumido en la tristeza. Menos mal que allí estaban Antonio David y Olga para consolarle y levantar su ánimo. David no entiende nada, pues aunque haya decidido vivir con su padre, está deseoso de mantener contacto con su madre. Desde que se mudara a Málaga, no se separa de su teléfono esperando una llamada que nunca llega.

 

La hija mayor de Antonio David tenía quince años cuando sucedió algo que la hizo tomar una drástica decisión, abandonar la casa materna para instalarse en la paterna. Un asunto sobre el que pesa una cortina de oscuridad pero que Rocío Flores lleva clavado en lo más hondo. Fuera lo que fuese lo ocurrido, el caso es que madre e hija no han vuelto a cruzar palabra. A pesar de que Terelu Campos aseguró haber escuchado como las protagonistas mantenían calurosas conversaciones, la realidad es muy diferente. Según explicó Antonio David, su hija telefoneó un día a su progenitora y se llevó un tremendo chasco al escuchar su respuesta: “Aquí no llames. Yo no soy tu madre”.  Tras colgar, lloró, lloró mucho y se refugió en su padre, a quien define como su roca porque siempre ha estado a su lado, a las duras y a las maduras.

 

Consciente de que su decisión iniciaría un camino sin retorno, José Antonio, esposo de Gloria Mohedano, le envió un mensaje a su sobrina diciéndole que si deseaba recuperar a sus hijos, diera un paso atrás y retirara la demanda. Sin duda, ese sería el mejor regalo de cumpleaños para su hija, quien ya ha anunciado que irá a declarar en el contencioso legal impulsado por la Carrasco. Está dispuesta a explicar lo que lleva tanto tiempo callando. En este sentido, ha sido tentada para dar su testimonio previo pago pero ella ha declinado hacerlo tras escuchar el consejo paterno. Y es que Antonio David le ha sugerido que continúe con sus estudios de psicología y haga una vida propia de una joven de su edad, alejándose del huracán mediático que sus palabras podrían provocar. Sabio consejo el de su padre, para quien siempre prima el bienestar de sus hijos, ante todo.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia