08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una jauría para responder a La Manada

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

La puesta en libertad de La Manada, cuyos lamentables miembros ya han sido condenados en primera instancia, ha resucitado la ola de indignación popular que ya sacudió España tras conocerse un fallo que, para casi todos, resultó benévolo.

Más allá de que la Justicia funciona con arcanos ignotos para los legos en la materia y de que seguramente no hay peor justicia que la "justicia popular", lo cierto es el aparatoso contraste entre los hechos constatados y el castigo decidido estimula la protesta legítima y casi necesaria.

Otra cosa es que convenga insistir en que los únicos tribunales válidos son los oficiales, y no los callejeros, pues aunque muchas veces éstos puedan tener razón su hegemonía derribaría los procedimientos y las garantías inherentes a un Estado de Derecho democrático. Mientras, la peña está que trina, incluidos a egregios representantes del periodismo más ilustre:

 

 

Nada que objetar a la queja de la Otero, salvo por un par de precisiones que la propia locutora debería hacer: ¿Quién son para ella "nos" y quiénes "les"? Plantear esta polémica como una lucha de sexos, hablar en nombre de todas y señalar a todos sería, si ésa fuera su intención, una mayúscula injusticia. La víctima es la víctima y los agresores son los agresores: ni todas están en el primer epígrafe ni todos en el segundo. Conviene contenerse un poco, doña Julia, para evitarse respuestas como las de este conocido profesor de Filosofía, Miguel Ángel Quintana Paz:

 

 

Y desde una posición nada sospechosa ni ante la mujer ni, desde luego, ante bárbaros como los de La Manada pase con ellos lo que pase al final, conviene leer también en Twitter a aquellos que hacen un esfuerzo pedagógico por explicar los hechos para que, a partir de ahí, cada uno opine lo que le parezca oportuno. Éste hilo en ese sentido muy recomendable:

 

 

Quizá la moraleja sea que a todos nos gusta que paguen los malos. Pero debería gustarnos también que lo hagan de la manera oportuna, en el momento preciso y con las garantías debidas: ésta suele ser también la mejor forma de atender y amparar a las víctimas.

Comenta esta noticia
Update CMP