Turistas a la cárcel por una reclamación falsa

Magic Costa Blanca

Magic Costa Blanca

Un tribunal de Liverpool condena a una familia de británicos por tratar de lograr unas vacaciones gratis por una intoxicación alimentaria que se inventaron en un hotel de Benidorm.

La picaresca le ha salido cara a una familia de británicos que intentó estafar a un mayorista y a un hotel de Benidorm de la cadena Magic Costa Blanca durante sus vacaciones en el año 2015. Tres años después, un tribunal de Liverpool ha condenado a sus cuatro miembros con penas de cárcel por una reclamación falsa.

Los hechos arrancan en el mes de junio de 2015 cuando esta familia de ingleses pasaba unos días de asueto en la capital turística de la Costa Blanca. A su regreso a su ciudad de origen pensaron sumarse a la moda de presentar denuncias contra el turoperador o contra el hotel en el que se habían hospedado alegando una presunta intoxicación alimentaria. En este caso contra el mayorista Jet2 Holidays, con quien habían contratado.

Dicho y hecho. En su denuncia indicaban que durante su estancia en el hotel Aqua Magic Rock Gardens habían sufrido diarreas, vómitos, nauseas y dolor de estómago. Para corroborarlo, lo respaldaron con informes médicos en los que se confirmaban tales dolencias. Reclamaban unos 50.000 euros por la supuesta intoxicación.

Los cuatro familiares, Michael Jameson, Claire Weir, Jane Weir y Janet Weir contaban con que su reclamación sería atendida, al igual que había ocurrido en otros muchos casos similares. Aquellos episodios llegaron a suponer importantes pérdidas para los hoteles, como denunció la patronal Hosbec en múltiples ocasiones en aquellos años.

Sin embargo, sus expectativas se dieron de bruces con la realidad en parte debido a los errores que ellos mismos cometieron durante su estancia en Benidorm y que el tribunal británico expone en su sentencia. Resulta que en los mismos días en que supuestamente estaban intoxicados realizaron varias publicaciones en redes sociales ilustrándolas con frases como “las mejores vacaciones” o “disfrutando cada minuto”. Las publicaciones iban acompañadas con imágenes en las que se les veía consumiendo diferentes bebidas alcohólicas.

La evidencia era innegable y la denuncia tan falsa como su supuesta intoxicación. Ante ello, cada uno de los cuatro miembros ha sido condenado a pagar 842 euros y tres meses de prisión. No obstante, se les ha impuesto una condena suspendida por dos años por lo que, si no cometen ningún delito en ese tiempo y cumplen con los pagos, no tendrán que entrar en prisión.

Pilar Lafuente, miembro del equipo de dirección de la cadena Magic Costa Banca ha manifestado al respecto a EsDiarioCV que “siempre mantuvimos que era una denuncia falsa porque nuestros alimentos cumplen con todas las garantías de salubridad”.

Según Lafuente, la familia de británicos actuó movida por “la posibilidad de conseguir unas vacaciones gratis y un dinero extra”. “Se trataba de una táctica contra la que ya están actuando los tribunales británicos” ha afirmado.

El director ejecutivo de Jet2 Holidays, Steve Heapy, ha asegurado por su parte en el portal TTG que su compañía ya había estado avisando durante mucho tiempo acerca de “las consecuencias graves de hacer denuncias falsas” y ha considerado en este sentido que la decisión del tribunal “demuestra lo serias que éstas pueden ser”.

Comenta esta noticia
Update CMP