22 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El separatismo pone en fuga a cerca de 3.000 empresas en Cataluña

La diferencia entre las compañías que llegaron y salieron de Cataluña durante 2018 restó casi 15.000 millones de euros de facturación a la comunidad catalana.

Los efectos perniciosos del separatismo en Cataluña se siguen notando en su economía. El último dato que lo prueba es demoledor: un total de 2.812 empresas trasladaron su sede social fuera del territorio catalán durante 2018, la cifra más elevada del país, 5,5 veces superior a las 509 empresas que llegaron a la Comunidad, por lo que cerró el año con un saldo negativo de 2.303 sociedades, según el estudio sobre cambios de domicilio publicado por Informa D&B.

El proceso independentista ha sido el claro detonante que ha provocado la fuga de las empresas de Cataluña. Únicamente otras cuatro comunidades mantienen un saldo negativo entre entradas y salidas, pero con números mucho más moderados que la catalana: Castilla León perdió 71 empresas, País Vasco 29, Extremadura 23 y Asturias 18.

Las comunidades que más se beneficiaron de las salidas de Cataluña fueron Madrid, Valencia y Aragón, que recibieron el 59%, 10% y 7% de las empresas 'fugadas', respectivamente.

Madrid se situó como la Comunidad en la que más empresas llegaron en 2018, con un total de 3.049, más de la mitad procedentes de Cataluña. A su vez, la capital registró un total de 1.350 salidas de empresas, pero mantuvo el saldo positivo más alto de España (1.699).

En términos de facturación, la diferencia entre las compañías que llegaron y salieron de Madrid fue de 11.600 millones de euros a favor, mientras que Cataluña restó 14.900 millones de euros. A lo largo del año, 25 empresas con una facturación de más de 100 millones de euros se mudaron de Cataluña.

Un 81% más que hace cinco años

El número de empresas que ha cambiado de domicilio en España durante los últimos cinco años se ha incrementado un 81%, pasando de 3.828 en 2014 a 6.922 en 2018.

Según la directora de estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese, "los cambios de domicilio son un buen indicador de la capacidad de atracción que tienen las autonomías en términos de negocio, aunque la situación catalana ha incrementado el flujo de manera notable en 2018".

Madrid, Baleares, Cantabria y La Rioja han mantenido saldos positivos entre las sociedades que llegan y las que salen desde 2014, mientras que Cataluña, Castilla León y el País Vasco pierden empresas en este periodo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP