20 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Antonio Burgos abochorna a Sánchez y Begoña con lo más vergonzoso de su veraneo

Pedro Sánchez y Begoña Gómez.

Pedro Sánchez y Begoña Gómez.

El periodista y escritor ha puesto la puntilla a la imagen del presidente del Gobierno con un detalle que le indigna grandemente de lo que ha pasado este mes de agosto y una pregunta letal.

Este miércoles Antonio Burgos reflexiona en su columna de ABC sobre algo muy llamativo en este verano "raro" en el que ha echado en falta algo que era habitual al terminar agosto: "ver a la gente en general muy morena tras las vacaciones en la playa".

El escritor y periodista se encarga de analizar las diferentes moreneces que antes era normal ver entre los españoles, bronceados diferentes, con o más o menos horas de exposición al sol, "pero este año no hay tanto moreno" y cree que "es una cifra que podría darse, y alarmaría: la cantidad de caras blanquecinas que se ven por ahí, como si no hubiese habido verano".

Y no puede ser por las mascarillas, matiza, porque en todo caso se habría puesto morena aunque solo fuese la frente, "con esa imagen de prosperidad y buen veraneo que da lucir al final del verano una elegante oscura pigmentación de la piel".

Y aquí hay algo que le indigna porque, a su juicio, "ha habido un moreno ofensivo de un señor al que parece que no ha afectado nada de esto, como si nada hubiera ocurrido con la letal pandemia y con sus graves consecuencias económicas y sociales".

Se refiere "al moreno de (Pedro) Sánchez, que no se ha perdido las vacaciones en los más exclusivos enclaves de las propiedades del Patrimonio Nacional, gratis total, y que mientras los españoles pasaban los miedos del milenio y las fatigas negras, estaba tan ricamente sin ocuparse de nada" junto a su esposa, Begoña Gómez, e hijas.

Entiende Burgos que "es ofensivo ese moreno La Mareta y moreno Marismillas que luce Sánchez. Ni el Rey Don Felipe tiene esa color, porque ha estado en Marivent cavando los tomates, con la agenda llena de actividades oficiales, y no tumbado a la bartola, ora en Fuerteventura, ora en Doñana".

Por eso lamenta que "ahora, un señor morenísimo, con cara de haberse pegado el veraneo del siglo, con las manos lavadas no con el gel contra el Covid, sino en la palangana de Pilatos, nos pide unidad".

Y se pregunta en voz alta "¿unidad para qué?" porque "unidad" así a secas le suena "totalitario, a cabecera del diario que la Prensa del Movimiento editaba en San Sebastián".

Pero lo que más gracia le hace, concluye, es que "pida unidad quien al final sacará adelante sus presupuestos con el voto de los separatistas vascos y catalanes que quieren romper, o dan ya por rota, la unidad de España". 

Comenta esta noticia