06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El retraso en las medidas de contención ha elevado las muertes de abuelos un 50%

Las cifras oficiales de Sanidad con el brutal aumento de la mortandad de los mayores

Las cifras oficiales de Sanidad con el brutal aumento de la mortandad de los mayores

Las dos semanas más trágicas de marzo se saldaron con una mortandad entre los mayores sin precedentes: éstos son los datos que maneja Sanidad de los que no se habla.

España es una inmensa morgue, aunque las televisiones no dan imágenes de nada, como si los más de 12.000 muertos por coronavirus fueran un mal sueño no una realidad dura, cruel, resumida en el amontonamiento de cadáveres solitarios en morgues improvisadas.

Una solo cifra, a la que ha accedido ESdiario, resume el brutal impacto que ha tenido el COVID-19, y tal vez el retraso en la adopción de medidas por parte del Gobierno desde que en enero recibiera las alertas internacionales y tomara dos decisiones que, cada día que pasa, se antojan más irresponsables: ni suspendió acontecimientos de masas, fueran deportivos, políticos o reivindicativos como el 8M; ni adquirió material sanitario indispensable para lo que vino después.

Si alguien ha pagado un precio sin compensanción posible han sido los más mayores: en las dos semanas mediantes entre el 14 de marzo y el 1 de abril, la mortandad entre las personas de más de 74 años se ha disparado casi un 50%.

 

Es la terrible estadística que arroja un análisis detenido del Infome MoMo, el estudio del Instituto Carlos III y el Ministerio de Sanidad que recoge y clasifica todas las muertes diarias, por cualquier razón, ocurridas en España cada día.

Y ahí se percibe la magnitud de la masacre entre los abuelos, afectados por una letalidad media del 23% entre los infectados entre 65 y más de 80 años: uno de cada cuatro que contrae el temible virus con 74 años o más, pierde la vida. En números totales el vértigo es aún mayor.

 

 

En ese corto periodo, han muerto en nuestro país 25.898 personas, de todas las edades, sexos y por cualquier razón, sea natural o en accidente. Pues bien, de ellas, 19.615 superaban los 74 años, una cifra totalmente desmedida y sin precedentes que solo se explica por el impacto del coronavirus y tal vez la falta de respiradores para atenderles.

En solo dos semanas han muerto casi 7.000 mayores más de lo previsible. Todos debieron contagiarse a entre febrero y primeros de marzo

El baremo normal, según el mismo informe, hubiera sido de 13.117 fallecidos en ese tramo de edad y ese espacio de tiempo. Los 6.498 de más, con arreglo a las medidas y cálculos demográficos habituales, resumen el drama del coronavirus en el sector poblacional más indefenso y necesitado.

O en otras palabras, un 49% más de las víctimas mortales de las previsibles, que elevan la hecatombe hasta el 43% total de muertes en España en apenas quince días: pero el golpe más duro lo han asumido ellos, los mayores.

¿Se pudo evitar?

La estadística estimula la pregunta de si se podía haber evitado o mitigado. Y sin una respuesta clara y rotunda, sí hay algo claro: los periodos de incubación medios del coronavirus indica que todos los infectados y fallecidos en España desde que se declaró el Estado de Alerta se contagiaron a finales de febrero y principios de marzo. Cuando se desecharon medidas preventivas y, al contrario, se estimularon los eventos con mucho público al aire libre.

Sea o no por esto, casi 7.000 personas mayores han muerto de más en los quince días más trágicos para ellos desde la Guerra Civil quizá.

Comenta esta noticia