25 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La última deserción del PP aumenta la tensión interna y dirige las miradas a Vox

Antonio Martín Beaumont destapa lo que se cuece desde hace meses en el seno del PP tras el definitivo portazo de José Ramón Bauzá y mete el miedo en el cuerpo al partido de Pablo Casado.

Llevaba el río sonando meses entre los muros del Senado donde José Ramón Bauzá ejercía de outsider y al final llevaba agua.

Recuerda este jueves Antonio Martín Beaumont en su columna de La Razón que "ya tras las elecciones catalanas se dispararon las especulaciones de que Bauzá podía replantearse su continuidad bajo las siglas populares, mientras Albert Rivera, entre bambalinas e incluso a través de emisarios, intentaba atraer al proyecto naranja a figuras apartadas de la primera línea política".

Entre otras cosas porque el expresidente balear "nunca llegó a digerir que le apartasen del puesto de mando del partido como responsable de la derrota electoral de 2015, sintiéndose por añadidura incómodo con el discurso regionalista de su formación".

Y entonces comenzó a circular la pregunta de marras, que según Beaumont, alimentó el propio aludido quizá para lograr, sin éxito, la atención de Rajoy: "¿Y si Rivera fichase a Bauzá?".

Al final se da de baja del partido y deja su acta ya con Pablo Casado y por la deriva "nacionalista" que, a sus ojos, ha tomado el PP de Baleares.

Algo que ha vuelto a disparar los rumores de aterrizaje en otras siglas pero "quizá no Ciudadanos, sino Vox".

La conclusión para el director de ESdiario está clara: "La dirección nacional del PP debe ponerse las pilas ante el creciente malestar interno" porque más allá de la anécdota de Bauzá "su marcha ha llegado pocas horas después de que Ruth Beitia, "inhumanamente presionada" por "compañeros" cántabros de siglas, anunciase incluso su decisión de abandonar la vida política".

Las tensiones internas en otros lugares empiezan a ser públicas y notorias...

Comenta esta noticia
Update CMP