20 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los whatsapps de militares se multiplican y ponen en aprietos a Margarita Robles

Margarita Robles, en un acto con militares de los tres Ejércitos.

Margarita Robles, en un acto con militares de los tres Ejércitos.

El cese fulminante de un general, jefe de gabinete del JEMAD, ha sido el último caso. Los altos mandos se han vuelto cada vez más locuaces en grupos y redes para disgusto de Defensa.

Es la comidilla entre los altos mandos militares, muchos de ellos testigos privilegiados de la convulsa situación política desde su retiro en la reserva. Todo un general, jefe de gabinete del Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), fulminado por la ministra Margarita Robles por su actividad privada a través de whatsapp.

Pero esto, ni más ni menos, es lo que ha ocurrido con el general de Brigada del Ejército de Tierra Juan Francisco Díaz Rodríguez Valdés -todo un vip en las Fuerzas Armadas-, por hablar de más en su teléfono móvil contra dos altos cargos afines a Robles: Amparo Valcarce, directora general de Reclutamiento y Enseñanza Militar; y Alejo de la Torre, el subsecretario de Defensa y número tres de la ministra.

Varios comentarios en un grupo de altos mandos militares en la citada red social han obligado al JEMAD, Fernando Alejandre, a prescindir de su número dos, compañero de armas y amigo personal.

Pero el caso del general Díaz no es un hecho aislado. Y tal como adelantó ESdiario el pasado 22 de octubre, el aumento de la locuacidad de los altos mandos -no solamente los jubilados sino también los activos- preocupa y mucho en el departamento que dirige Robles.

Su equipo ha constatado en las última semanas la proliferación de esos grupos de whatsapp que reunen a compañeros de destino, de escalafón, de academia o de generación. Sean en las Hermandades de Veteranos, entre tenientes generales y generales ya en retiro o, incluso, entre altos cargos del Ministerio, de los Estados Mayores de los tres ejércitos o destinados en algunas de nuestras misiones internacionales.

Muchos de estos militares, según confirman algunos de ellos a ESdiario, se han movilizado con el único objetivo, insisten, "en el ejercicio de su libre derecho a la libertad de expresión". Muchos al calor de la exitosa irrupción del discurso patriótico de Vox.

La ofensiva de Podemos contra la Monarquía, los ataques crecientes a la Transición y al Rey Juan Carlos -compañero de promoción de algunos de estos tenientes generales-, la exhumación de los restos de Franco, los constantes ultrajes a los símbolos nacionales y la situación en Cataluña, son algunos de los temas de agitan estos grupos de whatsapp.

El problema para Defensa es que la mayoría de los militares más activos en este tipo de foros han ocupado puestos de alta responsabilidad -hay exjefes de la Brigada Paracaidista y de la Legión y algún exjefe del Ejército con Zapatero y Rajoy- y, además, tiene notable predicamento entre sus antiguos subordinados aún en activo.

Algunos de ellos han comenzado también a abrir blogs personales en los que invitan a colaborar a antiguos compañeros de armas y opinan de todo tipo de asuntos de actualidad. Muchos, todo un fénomeno de visitas. El más reciente objeto de debate: el boicot de Ada Colau a la presencia de las Fuerzas Armadas en la Feria de Enseñanza de Barcelona.

Defensa tiene un problema a la hora de acotar este tipo de manifestaciones en militares en la reserva, atados solamente a los límites que les pone la ley. De hecho, hace unos meses, Robles ordenó abrir expediente a un teniente coronel, dos capitanes y dos tenientes por suscribir un manifiesto en defensa de Franco como militar.

Y entre los firmantes y junto a estos oficiales había además varios altos mandos bien conocidos y mediáticos en la reserva: los generales Manuel Fernández Monzón, Agustín Muñoz-Grandes, Luis Alejandre, Eduardo González Gallarza -exjefe del Ejército del Aire- y el almirante Antonio González Aller. Cabe recordar que este manifiesto recibió las adhesiones de más de 600 militares. Finalmente, dado el elenco de firmas y su situación de retiro, Robles optó por mirar hacia otro lado.

 

 

 

Comenta esta noticia