25 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Nieto, el campeón del pueblo

El gran campeón

El gran campeón

Nieto es el emblema de una España orgullosa que, con humildad, agarraba al mundo por montera para cruzar primero la meta. Se le quiere tanto por ser uno de los nuestros, ya en la eternidad.

 

 

Morir en un quad tras sobrevivir medio siglo en una moto enfurecida tiene algo de cruel ironía y de leyenda telúrica, como Antonio Bienvenida despidiéndose de este mundo por una dichosa vaquilla.

Nieto simboliza la España del maletilla buscando una oportunidad en el ruedo, del Joselito luciendo voz única

Ángel Nieto es, con Ballesteros, Santana, Urtain y Pedro Carrasco; el emblema de una época de Joselitos, de ruiseñores únicos en lo suyo que además de ganar como nunca concedieron inmensas dosis de orgullo colectivo a un país con problemas de confianza en sí mismo.

El ahora fallecido simboliza la España del maletilla buscando fortuna en un ruedo, o el de un chaval zamorano trabajando de mecánico en Vallecas para cumplir su sueño y cabalgar luego, como nadie, todo tipo de caballos salvajes a dos ruedas.

Uno de nosotros

A Nieto se le admiraba tanto y se le querrá tanto para la eternidad porque podía ser cualquiera y sus triunfos, en consecuencia, eran vividos como propios por todos.

Y porque se podía presumir de español con él, en una España con complejo posfranquista que encontró en el deporte una manera de sacar a ondear su bandera sin que nadie te colgara la vitola franquista.

Pero además, como Seve con el golf, elevó su deporte a otro nivel del que se beneficiaron todos los que vinieron después, a rebufo de un gran campeón que acaba de cruzar la meta en el cielo para lucir pódium y laureles en la posteridad.

 

Comenta esta noticia
Update CMP