Primer concejal de Ribó que renuncia a su concejalía por estar imputado

El concejal Pere Fuset renuncia a sus competencias en Cultura Festiva

El concejal Pere Fuset renuncia a sus competencias en Cultura Festiva

Pere Fuset deja el área de Fiestas en el Ayuntamiento de Valencia y también la portavocía de Compromís en el consistorio. Le sustituye Carlos Galiana.



El concejal de Cultura Festiva de Valencia, Pere Fuset, ha anunciado este martes que abandona temporalmente sus competencias en este ámbito, su cargo como portavoz del grupo municipal de Compromís en el Ayuntamiento y como tercer teniente de alcalde, pero mantiene el acta de edil después de que el pasado viernes el Juzgado de Instrucción 18 de Valencia acordara la apertura de juicio oral contra él, otros cuatro acusados y dos empresas por el accidente mortal de un trabajador en los jardines de Viveros.

Fuset, que será sustituido en Cultura Festiva por Carlos Galiana, mantendrá la concejalía de Administración Electrónica.

En una comparecencia acompañado por el alcalde de Valencia, Joan Ribó, Pere Fuset ha dicho a los periodistas que si dejara el acta de concejal "sería imposible revertir la decisión" de dejar temporalmente las competencias, ya que está convencido de que quedará demostrada su inocencia y su objetivo es "volver con la cabeza alta y la misma energía que se merecen" la fiesta de las Fallas.

Por su parte, el alcalde Joan Ribó, ha insistido en que el concejal, del que ha abalado su trabajo al frente de la Concejalía de Cultura Festiva desde 2015, podrá recuperar todas sus competencias cuando se celebre el juicio y se dicte la sentencia. En esta línea, el primer edil ha insistido en la inocencia del hasta ahora concejal de Fiestas en base a la decisión del fiscal de no acusarle por el homicidio imprudente. La apertura del juicio oral, sin embargo, se produce después de que la Audiencia Provincial de Valencia avalase las tesis del juez de instrucción y de la acusación particular en un auto en el que tumbó el recurso de Fuset.

Asimismo, el juez acordó deducir testimonio por un posible delito de prevaricación contra el edil en relación a la adjudicación a la empresa que montó las gradas para los conciertos de la Feria de Julio de 2017 de la explotación de un establecimiento hostelero en las inmediaciones del lugar de celebración de los conciertos en Viveros.

En el auto, el magistrado reclamaba a los acusados como presuntos responsable de un delito contra la vida y la salud de los trabajadores y de un delito de homicidio imprudente que prestaran una fianza conjunta y solidaria de 450.000 euros para cubrir las responsabilidades pecuaniarias.

Los hechos que dieron lugar a la investigación judicial y han acabado con la decisión de Fuset de apartarse de las competencias de Cultura Festiva ocurrieron el 27 de junio de 2017 cuando un operario que trabajaba en la construcción de unas gradas con capacidad para mil personas para los conciertos musicales de la Feria de Julio pisó una tabla que se venció y cayó desde una altura de 3 metros, se golpeó la cabeza y falleció unos días después en un hospital de Valencia.

Comenta esta noticia
Update CMP