21 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un alcalde del PSOE despide a 27 discapacitados, no les paga y se sube el sueldo

Javier Rodríguez Palacios, frente a sus despedidos

Javier Rodríguez Palacios, frente a sus despedidos

Javier Rodríguez Palacios culmina el despido de los dependientes y le añade otro dato insólito: no les ha pagado sus últimas nóminas ni les ha abonado el finiquito.

Lo anticipó ESdiario a principios de mayo y ya se ha hecho realidad: el alcalde de Alcalá de Henares, el socialista Javier Rodríguez Palacios, ha despedido a 35 personas de un centro especial de empleo en plena pandemia, con varios agravantes ciertamente llamativos.

27 de ellos son discapacitados psíquicos y físicos, desolados por la  noticia y con la sensación de que difícilmente volverán a encontrar trabajo como el que tenían en la Fundación número 1, de la que Rodríguez Palacios es presidente.

Pero hay más: los afectados, caso único en España por la situación sanitaria y la teórica prohibición de despedir decretada por el Ministerio de Trabajo , no han cobrado siquiera sus últimas nónimas ni el finiquito con los 20 días que, a lo sumo, el Ayuntamiento barajaba darle pese a estar gobernado por el mismo partido que ha firmado la derogación de la reforma laboral con Bildu.

 

 

Así lo confirman a este periódico fuentes jurídicas de la defensa de los afectados, desalojados de un centro especial de empleo que, según ellos, no acumulaba pérdidas anuales de más de 62.000 euros: 10.000 menos de los que gana el propio alcalde, con uno de los salarios más altos de España entre los regidores municipales.

 

Rodríguez Palacios, que aprobó junto a Ciudadanos los últimos presupuestos municipales con altas subidas salariales para los 27 concejales de la Corporación en las mismas fechas de los despidos a los dependientes, solo ha hablado con El País para decirse afectado por una medida que consideraba sin embargo inevitable pese a que, a la vez, ha actualizado sus propias retribuciones aunque asegura que "renunciará" al incremento.

El despido en más de unos empleados especialmente indefensos ha suscitado una gran ola de solidaridad en la ciudad complutense y desatado una crítica nacional al alcalde en las redes. Pero su partido, el PSOE, no ha considerado necesario mediar en favor de los damnificados.

Comenta esta noticia