23 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sopa depurativa para no almacenar kilos de más

En estos días en los que estamos obligados a quedarnos en casa, aprender a cuidarse es vital

Existen muchas recetas que pueden ayudarte a purificar, drenar y limpiar el organismo después del exceso ‘torrijero’ por el que hemos pasado casi todos en estos días de Semana Santa y también, para intentar de alguna manera contrarrestar el descenso de la actividad física a la que nos vemos sometidos a causa de tener que quedarnos en casa más días de lo previsto.

Pues bien, si quieres comenzar a sentir una asombrosa y refrescante limpieza interior te recomiendo el excepcional poder de esta deliciosa sopa depurativa que es sin lugar a dudas uno de esos platos que debes guardar en un buen lugar.

Todos los ingredientes que la acompañan son una fuente inagotable de fibra y nutrientes para la salud, entre los que se hallan los mejores minerales y las mejores vitaminas que van a contribuir a tener un sistema inmunológico fuerte.

En ella vamos a encontrar al verde y diurético apio rico en fibra, al puerro que es considerado uno de los grandes depurativos, a los pequeños rabanitos súper generosos en magnesio, potasio y yodo. También a las naranjas y robustas zanahorias ricas en vitamina A, que nos activa el proceso del bronceado de cara al buen tiempo que en algún momento llegará a nuestra vidas, y por supuesto al radiante nabo, excelente antioxidante gracias a su contenido en selenio. Las cebollas, siempre extraordinarias, o el verde y picante chile jalapeño que gracias a la capsaicina estimula nuestro metabolismo actuando como un potente quemagrasa, son sólo algunos de los componentes que vas a encontrar en esta mágica y poderosa sopa.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 40 minutos


Los ingredientes para 8 personas

2 ramas de apio
2 puerros
1 cebollas roja
1 cebolla blanca
15 tomates cherry
5 dientes de ajo
2 nabos
6 rabanitos grandes
1 taza de tiras de lombarda
2 zanahorias
2 chiles jalapeños (opcional)
1 lima
2 cucharadas de tomate frito
1/2 cucharada de jengibre rallado
3 pimientos baby
hojas frescas de perejil
tomillo fresco o en especia
pimienta
aceite de oliva
2 litros de agua

 

1.- Comienza por lavar y trocear todas las verduras.

 

2.- En una cazuela pon a calentar una fina capa de aceite de oliva y rehoga primero las cebollas, el puerro, las zanahorias y el nabo.

 

3- Cuando comience a brillar añade los pimientos, el apio con las hojas correspondientes, el jengibre, el chile jalapeño (opcional), las tiras de lombarda y el ajo.  

Deja que se tuesten un poquito en el fondo de la cazuela, de ésta manera cuando añadas el agua se desprenderá lentamente dando a tu sopa un sabor mucho más intenso y profundo.

 

4.- Ahora agrega el tomate frito, las hojas frescas picaditas de perejil, el tomillo fresco o en especia, sal y pimienta al gusto. Remueve ocasionalmente durante 1-2 minutos e incorpora el agua, preferiblemente filtrada o embotellada.

 

5.- Incorpora los rabanitos cortados en rodajas, 4 o 5 rodajas de lima que aportarán un excelente y refrescante toque cítrico, (si eres de los que no toleran bien el ácido, sencillamente incorpora menos cantidad, 1 ó 2 rodajas será suficiente para obtener un delicado y suave toque) y por último, los tomates cherry enteros.

 

Cuando comience a hervir reduce la intensidad del fuego y cocina durante 12-15 minutos más.

Sirve tu sopa depurativa bien caliente y descubre todo el poder que hay en ella.

 

Comenta esta noticia
Update CMP