22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Angela Merkel vuelve encender todas las alarmas con otro ataque de temblores

Por segunda vez en poca más de una semana, la canciller alemana se ha mostrado temblorosa y vacilante. En la anterior ocasión, Merkel lo atribuyó a la deshidratación por el calor.

Tiembra Angela Merkel y tiembla Europa, es el comentario general. Y es que la canciller alemana ha vuelto a sufrir públicamente este jueves otro aparatoso ataque de temblor, nueve días después de un episodio similar junto al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, y a pocas horas de emprender viaje a la ciudad japonesa de Osaka para la cumbre del G-20.

Este segundo ataque de temblores en piernas y manos recogido por las cámaras ocurrió en el palacio de Bellevue en Berlín. Merkel asistía en la sede de la Presidencia al nombramiento ante el jefe del Estado, Frank-Walter Steinmeier, de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht.

En las imágenes difundidas por las cadenas alemanas, puede verse cómo la canciller, que el próximo 17 de julio cumplirá 65 años, trata de contener en vano sus temblores. El ataque le dura casi dos minutos. En ese tiempo, que parece interminable, se le ofrece un vaso de agua, que ella rechaza.

Tras el primer ataque de temblores que Merkel sufrió públicamente, el pasado día 18, la Cancillería atajó los rumores sobre su estado de salud achacando ese episodio a una falta de hidratación en altas temperaturas. La propia Merkel declaró una hora después de lo ocurrido estar bien. "Me he bebido al menos tres vasos de agua, que parece que me faltaban, ahora me siento de nuevo bien". En esta ocasión, Merkel se encontraba a resguardo y no ha querido el vaso de agua.

El portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, afirmó posteriormente que la canciller viajará como previsto a Osaka, aunque con algunas horas de retraso. "Todo transcurrirá como planeado. La canciller se encuentra bien", aseguró Saibert.

Efectivamente, una vez concluido el acto de nombramiento de la titular de Justicia y ya en movimiento, las condiciones físicas de Merkel mejoraron visiblemente. Poco después, ocupaba su escaño en el Parlamento para asistir a la última sesión previo a las vacaciones estivales.

 

Comenta esta noticia
Update CMP