24 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Qué ver en la maravillosa Comarca de la Vera

A menos de dos horas de Madrid, La Vera es una comarca perfecta para pasar un fin de semana entre naturaleza y pequeños pueblos de arquitectura típica extremeña.

La comarca de la Vera goza de una perfecta armonía entre la naturaleza y sus pueblos que la hacen perfecta para pasar un fin de semana disfrutando de su historia y sus gentes. A continuación te proponemos una ruta con cinco paradas estratégicas que te permitirán llevarte un recuerdo imborrable de esta zona ubicada al noreste de Extremadura.

Garganta la Olla

Declarado conjunto histórico-artístico, este pueblecito conserva la arquitectura típica de la zona, con sus característicos balcones de madera. Merece la pena visitar la ‘Casa de las muñecas’, un antiguo prostíbulo pintado de rosa de la corte de Carlos V; el puente romano; el barrio de la Huerta; o la iglesia de estilo renacentista.

 

Cuacos de Yuste

También conjunto histórico-artístico, cuenta en sus calles con la casa en la que vivió Juan de Austria, hijo de Carlos V y Bárbara de Blomberg; y también con una iglesia del siglo XV en honor de Nuestra Señora de la Asunción, así como una preciosa plaza porticada.

 

Jarandilla de la Vera

Aquí se ubica el castillo que perteneció a los condes de Oropesa y en el que se alojó Carlos V hasta que estuvo construida la residencia palaciega adosada al monasterio de Yuste en el que pasó el resto de su vida. Actualmente el castillo está convertido en un precioso parador de turismo, por lo que podrás alojarte en él tú también.

 

Monasterio de Yuste

En él falleció Carlos V a los 58 años de edad. Tiene su origen en el siglo XV cuando unos ermitaños comenzaron la construcción del cenobio adscrito a la Orden de San Jerónimo y está declarado Patrimonio Europeo.

 

Pasarón de la Vera

Otra de las localidades de la zona declarada conjunto histórico- artístico. Cuenta con un palacio renacentista privado y con una iglesia de finales del siglo XV en honor de San Salvador que tiene una de sus torres separada del resto del templo. Vale la pena visitar el original museo de Pecharromán de pinturas y muebles.

 

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia