18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Marchena le pega un corte al 'observador' alemán por pasarse de "analista"

El exdiputado socialdemócrata Von Gründberg propuesto como testigo por la defensa de los presos, expresó su deseo de llegar a un "consenso democrático" y el juez le paró los pies.

El juez Manuel Marchena ha tenido que emplearse a fondo de nuevo y dejarle claro al exdiputado socialdemócrata alemán, Felix Von Gründberg, supuesto "observador internacional" del referéndum ilegal del 1 de octubre, que sus análisis políticos sobre la realidad de Cataluña no interesan en absoluto en el juicio que se está siguiendo sobre el 'procés', en el Supremo.

El testigo propuesto por la defensa de los presos independentistas ha asegurado durante su declaración: "Mi deseo es que se encuentre un consenso democrático para solucionar el problema". En ese momento, intervenía Marchena: "Su testimonio lo valora el tribunal, pero cuando se refiere a hechos. Cuando se refiere a valoraciones de carácter político sobre cuál tiene que ser el futuro de éste o de cualquier otro problema, pese a que su opinión es muy respetable, es prescindible".

El exdiputado socialdemócrata alemán ha asegurado que él mismo sufragó los gastos durante su estancia en Cataluña en el otoño de 2017: "Los costes han sido íntegramente sufragados por mí porque quiero mantener mi independencia". Y señalaba que fue contactado por un miembro del Diplocat.

La declaración del testigo se ha extendido dos horas, ya que ha estado plagada de interrupciones, aclaraciones y repeticiones de preguntas porque ha comparecido en alemán y el tribunal ha podido saber lo que ha dicho a través de un traductor.

En una parte del interrogatorio de la fiscal, el exdiputado ha dicho que mantenía contacto habitual con el secretario general del Diplocat, Albert Royo, y que en el marco de esta relación salía frecuentemente a relucir el asunto catalán, razón que le llevó a tomar la iniciativa a querer viajar a Cataluña para el referéndum por su interés personal.

Madrigal ha preguntado a Von Grünberg si desde el Gobierno catalán le dijeron que la votación sería vinculante, a lo que ha respondido que "estaba informado de todo el trasfondo del asunto por los medios alemanes y por otras fuentes de información". A continuación, también ha reconocido que "tenía constancia" de que el Tribunal Constitucional había declarado ilegal la convocatoria y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) había ordenado cerrar colegios y requisar urnas. También supo que ese día "se cayó internet" y por eso se recurrió al censo electoral.

 

El testigo ha continuado afirmando que forma parte de un "proceso de normalidad democrática que las leyes sean declaradas inconstitucionales" en los países, pero el presidente del tribunal le ha interrumpido, haciendo constar que lo que se le piden son hechos y no valoraciones. Han sido varias las ocasiones en las que el magistrado le ha llamado la atención para pedirle que no comunique sus opiniones, sino únicamente lo que vio el 1-O.

A preguntas de las defensas, Von Grünberg, que fue diputado en el Parlamento de la región alemana de Renania del Norte-Westfalia, ha dicho que lo que ese día percibió en los colegios que visitó fue que la sociedad civil era la que estaba organizando la votación. Cuando la abogada del Estado le ha pedido una aclaración, ha manifestado que lo que le llevó a concluir esto fue que en los centros de votación no vio "un coordinador oficial", sino que "todos los ciudadanos" participaban "colaborativamente".

Además, ha subrayado que "los colegios habían sido ocupados la noche anterior" y las urnas también habían sido llevadas por ciudadanos. De este modo, ha explicado que no puede aportar ningún dato sobre posibles organizaciones que estuvieran al frente de la organización porque ninguna persona llevaba "indicativos".

 

Comenta esta noticia
Update CMP