24 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El juez ata en corto a un chulesco Rufián que se fue "a merendar" el 20-S

Marchena atajó cualquier salida de tono del disputado de ERC, que insultó a Vox por tener parte en el juicio del 'procés': "Me parece una vergüenza que estén aquí".

Se esperaba su declaración como testigo como uno de los momentos ‘estelares’ de esta fase del juicio del ‘procés’, pero esta vez Gabriel Rufián no pudo montar su habitual número. Sí mostró la actitud chulesca y altanera de la que suele hacer gala, pero el presidente de la Sala, el juez Manuel Marchena, le recordó con firmeza nada más empezar que debía atenerse a su condición de testigo, sin hacer valoraciones ni disgresiones de ninguna clase.

Le advirtió Marchena, también, que tenía la obligación de contestar a las preguntas de todas las partes, en clara alusión a la acusación popular representada por Vox. “Contestaré a Vox porque entiendo que puede ayudar a mis compañeros aunque me parece una vergüenza que estén aquí”, ha espetado. 

Su declaración había sido reclamada por la defensa de Junqueras y del exconseller Raül Romeva porque estuvo presente en la concentración del 20 de septiembre ante la Conselleria de Economia durante el registro judicial de la Guardia Civil. La Fiscalía mantiene que esa concentración, convocada por los presidentes de las entidades soberanistas ANC y Òmnium Cultural, fue el primer acto de rebelión. A su juicio, se impidió salir a la comitiva judicial, que estuvo encerrada en la Conselleria hasta la madrugada.

Rufián, en cambio, no lo vivió así: “Me chirría que aquello fuera un tumulto, una rebelión. Yo me fui a merendar y dudo mucho que en una rebelión pueda uno salir a merendar”, ha explicado. Así, ha señalado que aquel día 20 de septiembre, llegó a la Conselleria y vio a mucha prensa, guardias civiles, Mossos d’Esquadra y mucha gente. “No vi violencia", "los únicos coches devastados que he visto son los de manifestación de taxistas en la Castellana", ha declarado.

La salida de la secretaria judicial por el tejado, una "fake news"

Después de varios intentos más del diputado por negar la existencia de violencia o de un delito de rebelión, el juez Marchena ha tenido que cortarle en seco para que se abstuviera de hacer calificaciones jurídicas de los hechos. “Su declaración se consideró pertinente porque fue testigo de los hechos ocurridos el 20 de septiembre. Describa lo que usted vio”, le ha recordado el magistrado. “Vi gente, mucha gente”, ha añadido Rufián.

 

El letrado defensor también le ha preguntado por el día que se celebró el referéndum el 1 de octubre. “Vimos imágenes de policías y guardias civiles apaleando a señoras mayores frente a colegios electorales”, ha recordado. Sobre la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado aquel día, Rufián apuntó que no esperaban “que fueran a ser tan salvajes”.

Asimismo, cuando el abogado de la acusación popular ejercida por Vox, Pedro Fernández, le ha preguntado sobre "si tenía conocimiento de que la comisión judicial tuvo que salir por un edificio colindante". "No, es una 'fake news' como que el castellano está reprimido en Cataluña", ha contestado.

La Fiscalía no quiso hacer preguntas pero cuando llegó el turno de la abogada del Estado, el diputado le ha recordado que lleva tres años en el Congreso de los Diputados y en tono jocoso le ha dicho: “ya soy prácticamente casta”. Cuando Rosa María Seoane le preguntó si era socio de ANC, Rufián tuvo otra salida burlesca: “Estoy asociado a ANC, a la biblioteca de mi barrio y al videoclub”.

Tampoco le contestó sobre la hoja de ruta a favor de la independencia de Catalunya diseñada por su partido. “No tengo ni pajolera idea de lo que me está diciendo”, le espetó con un deje de desprecio.

 

Comenta esta noticia
Update CMP