14 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El laberinto del centro derecha sí tiene salida, pero a Cs no le va a gustar

Inés Arrimadas y Pablo Casado están tendiendo puentes.

Inés Arrimadas y Pablo Casado están tendiendo puentes.

El aniversario de la foto de Colón coincide con la apertura de un nuevo ciclo electoral en España y los "ronroneos" entre el PP y Cs. Cuatro sociólogos opinan en ESdiario sobre el panorama.

Quiso el azar que el primer aniversario de la famosa foto de Colón coincidiera este lunes con la apertura de un nuevo ciclo electoral en España, a propósito de las elecciones gallegas, vascas (ambas el 5 de febrero) y catalanas, estas últimas aún sin fecha. 

Si algo ha dejado claro el anterior ciclo, el que ha terminado con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en La Moncloa, es que el centro derecha se enfrenta a tiempos de cambios. Porque en una idea coinciden el PP, Vox y Ciudadanos: tres son multitud.

En vísperas de una Asamblea General en Cs que servirá como punto y ¿aparte? a la etapa de Albert Rivera; y entre ronroneos de Pablo Casado a Inés Arrimadas y viceversa para hacer algún tipo de secuela de Navarra Suma en Cataluña y el País Vasco (en Galicia Alberto Nuñez Feijóo se cierra en banda), la pregunta es obligada: ¿Dónde está y hacia dónde va el centro derecha español? ¿Hacia la fusión de siglas?, ¿hacia colaboraciones puntuales? ¿O seguirán peleando por el mismo electorado

Cuatro sociólogos consultados por ESdiario creen que el laberinto del centro derecha sí tiene salida.

"El electorado de centro derecha está a la expectativa", resume José Pablo Ferrándiz, investigador principal de Metroscopia. "Hay que esperar a que Ciudadanos haga un análisis de lo que le pasó el 10-N, que da la impresión de que no lo ha hecho, y decida hacia dónde va", añade.

Todo pasa por Cs, dado que Vox sigue su propio camino 

Cs acapara muchas de las preguntas. Y tiene muchas de las claves de esos movimientos de placas tectónicas que se atisban en el centro derecha en el corto y medio plazo. Porque a estas alturas lo que sí está claro es que Vox ha venido para quedarse. Haya tocado techo o no, el partido de Santiago Abascal salió de la costilla del PP y no piensa volver. 

Pero Cs está a su vez condicionado por un panorama muy sombrío que le impide pensar con claridad. "Lo malo para Ciudadanos es que tiene un muy mal calendario delante. Las expectativas no son buenas en Galicia, ni en el País Vasco. Y tampoco en Cataluña, que siempre fue su punto fuerte", opina Narciso Michavila, director de GAD3. Que añade otra clave: no hay, por ahora, efecto Arrimadas en los sondeos.

En Cataluña, de hecho, una encuesta publicada por GAD3 en La Vanguardia auguraba el desplome de Cs a los 12 escaños, 24 menos de los 36 actuales. Así las cosas, ¿harían bien en unirse al PP de Alejandro Fernández? Este mismo martes, el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, y José María Espejo, Cs, mantuvieron un primer encuentro en este sentido en el que constataron, según el PP, "la necesidad de que el centro derecha vaya unido en Cataluña y País Vasco".    

"Electoralmente la suma puede funcionar en muchos territorios, pero será más complicado en Cataluña, donde los votantes de Ciudadanos provienen en gran medida de descontentos con el PSC por su apaciguamiento con el nacionalismo. Si Ciudadanos se suma al PP, podría dejar un espacio libre", reflexiona la directora general de Sigma Dos, Rosa Díaz.

Es cierto que en buena medida Arrimadas debió su victoria de diciembre de 2017 a que el cinturón rojo metropolitano de Barcelona cambió al color naranja, como recuerda el director de Demoscopia y Servicios, Arcadio Mateo, que tampoco es nada optimista con el futuro de la marca. Ni dentro ni fuera de Cataluña.

"En política, cuando cometes un error tan grave dura tres o cuatro años. Ahora la oferta de suma al PP llega tarde. Lo mejor que puede hacer Cs es desaparecer", asegura con rotundidad. "No así sus militantes y cargos públicos, claro", matiza.

Maite Pagazaurtundua, ahora eurodiputada de Cs, antes de UPyD.

 

Es decir, parecido a lo que le ocurrió a UPyD. Quienes ven a medio plazo una absorción de Cs por parte del PP, con todas las cautelas, hablan precisamente en esos términos: no sería tanto una absorción de siglas sino de nombres propios. Ignacio Prendes, Francisco Igea, Maite Pagazaurtundua, Toni Cantó... la lista de ex de UPyD actualmente en Ciudadanos es muy larga. 

"Las acciones de Cs a día de hoy valen algo, en el futuro y tras las catalanas quién sabe", remata Michavila. Y esa situación precaria que puede agravarse preocupa, de hecho, a sus socios del PP en los gobiernos que comparten: Andalucía, Madrid, Castilla y León y Murcia.

Por el PP, en cualquier caso, no va a quedar."El centro derecha son once millones. En 2011 los sacó el PP y hoy siguen estando ahí. Lo único es que divididos en tres ha dejado de ser eficientes", concluye Ferrándiz

Comenta esta noticia