18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una foto de Sánchez de fiesta "exclusiva" levanta ampollas entre sus fieles

Mientras "los últimos de Pedro" se parten la cara por defenderle, al exsecretario general del PSOE no se le quitan las ganas de fiesta y viajes que ya le pusieron en la picota en verano.

Parece ser que a Pedro Sánchez no hay nada que le quite las ganas de fiesta. Legendarias fueron sus pilladas estivales de acá para allá disfrutando relajadamente del verano de sol y playa junto a su mujer y sus hijas mientras el país se debatía en la inestabilidad política y los miembros del Gobierno en funciones ni se dejaban asomar disfrutando de las vacaciones. 

Chiringuitos, patines, playas, Begoña Gómez echando protector solar a su marido... La relajación del líder del PSOE en una situación política tan delicada dio mucho que hablar. Casi tanto como cuando Sánchez decidió meterse entre pecho y espalda un periplo norteamericano familiar por California para tomarse unos días (más) de "descanso" tras su destierro de la Secretaría General de su partido y mientras el PSOE se desintegraba en una guerra interna que le ha llevado al borde del abismo en el último y demoledor CIS.

Ni los "palos" que le están dando sus antiguos compañeros día sí y día también le han quitado a Pedro las ganas de fiesta y antes de poner rumbo de nuevo a Estados Unidos para apoyar a la candidata demócrata Hillary Clinton en las elecciones norteamericanas, otra foto de Sánchez de "juerga" está dando la vuelta a los mares de Internet. 

Una foto que ha levantado ampollas entre los pocos fieles que le quedan frente a la deserción en cadena de pedristas que está sufriendo el exlíder del PSOE en los últimos días. A los "últimos de Sánchez" no les está sentando demasiado bien que mientras se parten la cara por defender a su líder entre presiones del aparato de Ferraz comandado por los barones, el exsecretario general disfrute de la fiesta o se quite del medio y ponga a Estados Unidos. Ya "cogerá el coche" para recorrer España cuando vuelva...

Y es que según publica Libertad Digital, el socialista disfrutó el viernes de la noche madrileña en uno de los locales favoritos de la jet set capitalina ubicado en pleno Paseo de la Castellana: el OTTO, un exclusivo local impulsado por empresarios como el conocido Rosauro Varo, habitual del famoseo patrio y padre de las criaturas de Amaia Salamanca.

Apenas una semana después de anunciar que renunciaba al escaño en el Congreso y cinco días después de confirmarle a Jordi Évole que lucharía por las primarias socialistas Sánchez se reunió con un grupo de amigos en el local de moda para compartir fiesta y diversión. 

Comenta esta noticia
Update CMP