24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias envía a Garzón con un torpedo contra Calviño y provoca otro incendio

Iglesias y Calviño: ¿Dos vicepresidentes incompatibles en el mismo Gobierno?

Iglesias y Calviño: ¿Dos vicepresidentes incompatibles en el mismo Gobierno?

El líder de Podemos ya no disimula y cuestiona todos y cada uno de los planes de la jefa del área económica. Y empuja a su ministro de Consumo a enrabietar a los funcionarios contra el PSOE.

Como adelantaba este mismo jueves el director de ESdiario, Antonio Martín Beaumont, todas las alarmas han saltado en La Moncloa ante los síntomas de aluminosis en el Gobierno progresista. Una coalición que se "resquebraja", como subrayaba el periodista en su artículo en este periódico.

Este viernes ha llegado un nuevo ejemplo de ese resquebrajamiento entre PSOE y Podemos con un nuevo torpedo del sector Podemos nada más y nada menos que contra el cerebro de la estrategia económica de La Moncloa, la vicepresidenta Nadia Calviño. La delegada por Sánchez para conducir el combate contra la brutal crisis generada por la pandemia y para mantener la línea caliente con Bruselas.

Pero que Iglesias y su cúpula van por libre es cosa sabida. Por tierra, mar y aire. En persona o por figura interpuesta. Como ha sido en esta última provocación del vicepresidente segundo al presidente.

Ha sido el ministro de Consumo, Alberto Garzón, el pirómano en el Consejo de Ministros. El líder de Izquierda Unida ha asegurado este viernes que congelar el sueldo a los funcionarios sería un "error garrafal" que el Gobierno no puede tener en su "hoja de ruta", ya que lo que toca ahora es "estimular la economía". Apenas 48 horas después de que el PSOE filtrara su globo sonda a su prensa más afín.

 

Alberto Garzón, este viernes en su entrevista en Onda Madrid.

 

Garzón se ha expresado así en una entrevista en Onda Madrid, después de que la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, no descartase este jueves esa posibilidad de congelar el sueldo de los empleados públicos.

"Es absolutamente erróneo hablar de recortes en un momento como este", ha sostenido Garzón, que ha criticado que se plantee "iniciar una vía de recortes". "Hay que decirlo de forma muy clara", ha continuado, para después recordar que en el año 2010 ya se tomó una medida similar.

Por ello, el titular de Consumo ha advertido de que "las políticas de reformas laborales de congelar salarios" son "un error desde el punto de vista macroeconómico y de la justicia social". "Porque es un sector que ha sufrido en los últimos años una pérdida de poder adquisitivo enorme". Una congelación que está en la mesa de la Vicepresidencia económica con muchos enteros para salir adelante dentro del plan de ahorro para evitar que el déficit público se dispare aún más.

 

La rebelión de Garzón ante esta nueva iniciativa de Calviño llega además después de que la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, haya aseverado que el Ejecutivo ha dado "pruebas más que suficientes" de que no resolverá la crisis "a costa de quien solo tiene" su salario "para defenderse en la vida". Toda una jaula de grillos en la que cada ministro expone su criterio públicamente sin tamiz previo alguno.

Así, Garzón ha ido más allá contra los planes de Calviño y ha señalado que el Gobierno debe "subir los salarios" de los funcionarios, una cuestión que "no se decreta, sino que tiene que ver con reformas estructurales, con reindustrializar el país y con diversificar la economía". "Pero si vamos por el camino contrario, el que iniciamos en 2010, sería un error muy grave", ha zanjado.

Otro incendio en La Moncloa cuando aún no se han apagado los fuegos de las broncas por la salida del Rey Emérito y la fusión de Bankia y Caixabank.

Comenta esta noticia