27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pedro Sánchez defiende a Largo Caballero pero no sabe quién fue el Lenin español

Pedro Sánchez, entre banderas

Pedro Sánchez, entre banderas

El líder del PSOE monta en cólera por la retirada de homenajes en Madrid a dos dirigentes socialistas, pero no parece recordar sus trayectorias y las redes se lo recuerdan.

 

 

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido retirar, con el respaldo de PP, Vox y Cs, todas las placas y homenajes a dos dirigentes socialistas clave en los años 30, Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto. Dos figuras mitificadas por las nuevas generaciones socialistas, que al parecer no conocen bien su terrible trayectoria o, si la conocen, no les importan nada los hechos.

Es el caso del propio secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que ha montado literalmente en cólera al enterarse de una decisión impulsada por Javier Ortega Smith, de VOX, y secundada también por los grupos encabezados por el alcalde Almeida y la vicealcaldesa Villacís:

 

 

Frente a la leyenda socialista sobre ambos dirigentes, suscrita y difundida por su actual líder; otros tuiteros se han tomado la molestia de reconstruir documentalmente la trayectoria de Largo Caballero, con pruebas incontestables: no se trata de interpretaciones de terceros; sino de la mera transcripción de lo que el propio dirigente del PSOE y de la UGT decía para instigar a la "Revolución" y calentar una Guerra Civil que tristemente acabó llegando:

 

 

Y para entender quiénes fueron y qué hicieron Indalecio Prieto, Largo Caballero o el mismísimo Pablo Iglesias, fundador del PSOE; el historiador Jorge Vílchez hace una semblanza demoledora de todos ellos en un explosivo articulo en La Razón del que las redes sociales también han dado cuenta:

 

 

Un último mensaje rescata a otra personalidad indispensable de aquellos años, que parecen resucitados al ver como la propia "Guerra Civil" es Trending Topic del día en 2020, un indicio de cómo un debate superado se ha transformado en una lamentable herramienta de confrontación en el presente. Son las palabras de Clara Campoamor, glosadas por una tuitera con la sensibilidad que, al parecer, no tiene la clase política:

 

 

Comenta esta noticia