14 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

"El País" vapulea a "El Mundo" destapando a un padre y la falsa cura de su hija

Un momento de el vídeo de El País. FUENTE: EL PAÍS.

Un momento de el vídeo de El País. FUENTE: EL PAÍS.

Nadia, una niña afectada por una enfermedad rara a punto de morir. Un reportaje en prensa, una petición de solidaridad y una millonaria recaudación. Pero la historia está llena de mentiras.

Lo cuenta el diario El País y su revelación ha supuesto todo un shock para quienes han colaborado y ha dejado en muy mal lugar al periódico que lanzó una historia sin apenas contrastarla, El Mundo. Tal y como cuenta en su edición de este sábado el diario de Prisa, la historia de la niña Nadia Nerea, de 11 años y afectada por una rara enfermedad genética que según sus padres la amenaza de muerte inminente, se convirtió en un fenómeno mediático el pasado sábado a partir de la publicación de un artículo en la prensa y su posterior repercusión en las redes sociales, televisión, radios y más periódicos... La llamada a la solidaridad dio resultado: 153.000 euros en apenas cuatro días. 

Pero dos periodistas de El País se interesaron por la noticia y, tal y como ha contado una de ellas a Isabel Gemio en su programa de Onda Cero Te doy mi palabra, e hicieron una "búsqueda rápida en Google" y comenzaron a ver serias discrepancias. Cuenta el diario que Fernando Blanco, el padre de la niña, está contentísimo porque ya tiene el dinero para una supuesta operación en Houston (Estados Unidos) que le salvará la vida. Según su relato, ha viajado con Nadia a países como Guatemala, India, Panamá, Rusia, Brasil, Argentina, Finlandia, Cuba y Chile, para fichar a "los mejores especialistas" en la enfermedad, la tricotiodistrofia. Asegura incluso que la niña y él pasaron un mes en Afganistán, “bajo las bombas”, para localizar la supuesta cueva donde se escondía uno de los mayores expertos del planeta.

Ola de solidaridad... y de euros

El padre, que se presenta a veces como Fernando Drake Blanco, se llama, según su DNI, Fernando Blanco Botana. Es de Valladolid, vivió en Ibiza y Mallorca y ahora reside en un pueblecito de poco más de 200 habitantes en Lleida con su hija y su mujer, Margarita Garau.

El relato del padre sobre la supuesta cura de Nadia es falso, según ha demostrado una investigación realizada por El País. Según este diario, la familia empezó a contar esta historia en las televisiones en 2009 en programas de máxima audiencia. La última campaña se inició a raíz de la publicación de un artículoEl Mundo el pasado sábado y continuó en los platós de televisión (El programa de Ana Rosa, en TelecincoMás vale tarde, en La Sexta).

Este diario no ha encontrado ninguna foto o vídeo de la niña en el extranjero. Al pedirle a Blanco alguna imagen de su supuesto viaje a Afganistán contesta que solo tiene dos fotos, hechas con un Nokia, y que solo sale él y su hija. “No se ve nada más”, asegura. No da ningún detalle de aquella supuesta aventura porque, según sostiene, quiere escribir un libro "cuando haya un final feliz para Nadia".

Pero su relato se cae por todas partes. Como revela el diario madrileño, “Yo pertenezco al Grupo Europeo de Tricología y conozco a todos los grandes referentes científicos. Lo del experto en una cueva de Afganistán es una mentira”, sostiene el dermatólogo Juan Ferrando, del Hospital Clínic de Barcelona. Ferrando fue uno de los médicos implicados en el diagnóstico de la niña en 2006.

Fernando Blanco sostiene que los cientos de miles de euros recaudados en las diferentes campañas han servido para financiar las cuatro operaciones en EE UU, realizadas por “un neurocirujano mexicano” del que no da el nombre. Afirma que un hombre llamado Ed Brown, vinculado a la NASA y a los ganadores del Nobel de Medicina de 2013, sería el padre intelectual de estas operaciones milagrosas.

“El doctor Ed Brown me prohibió dar los nombres de los investigadores”, dice. Preguntado por quién es Brown y por qué no consta su nombre en ninguna revista científica, el padre de la niña se defiende. “Entras en Internet y tú no lo ves, porque es un tío que trabaja para el Gobierno. Yo he estado con él, ha estado cuatro veces con mi hija. La prueba más fehaciente es que mi hija está aquí. Pero Brown murió hace dos años. Tenía 80 años”, declara.

¿Su propia enfermedad?

Continua el relato del periódico, la narración de Blanco sobre la situación desesperada de su familia incorpora en los últimos tiempos su propia enfermedad: un cáncer de páncreas con metástasis en el hígado que, asegura, ha renunciado a tratarse para dedicar todas sus energías a su hija. Se lo diagnosticaron “hace casi tres años”. “En abril de hace dos años me dijeron que no pasaba de Navidades. Estoy lleno de bultos. No voy a ir a ningún puñetero médico hasta que mi hija esté encarrilada”, dice.

La historia del cáncer terminal de Blanco creó una ola de solidaridad el fin de semana. “Nadia, 11 años pero un cuerpo de 80. Su padre, con cáncer terminal, no se trata para seguir recaudando dinero”, tuiteó el pasado sábado el periodista Jordi Évole a sus casi tres millones de seguidores. “Número de cuenta del Banco Sabadell para ayudar a Nadia”, indicó la colaboradora televisiva Belén Esteban. “¿Hasta dónde llegarías tú si fuera tu hija?”, se preguntó la presentadora Ana Pastor. “Os ruego que difundáis esto con el hashtag #unagranhistoriadeamor”, pidió el cantante Alejandro Sanz.

Blanco, en conversación telefónica con el diario el miércoles, se mostró reacio inicialmente a decir en qué hospital le diagnosticaron el tumor y empezó el tratamiento. Finalmente asegura que fue en la clínica Teknon de Barcelona. Una portavoz de ese centro asegura que no consta en ningún registro.

Toda una estafa. La autora de esta investigación confesaba a Gemio que "le estamos llamando pero ya no contesta al teléfono. Tampoco a nuestros WhatsApp". El padre se ha esfumado.

Comenta esta noticia
Update CMP