24 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Telefónica abona el camino de la Cuarta Revolución Industrial

Garantizan los esfuerzos que sean necesarios para impulsar la digitalización completa de España y se comprometen a tener cubierto el 100% del territorio con fibra óptica en 2025.

El objetivo de la compañía es ser líder en la implantación del 5G y en la presentación de los resultados semestrales ha incluido su propuesta para un Pacto Digital, que busca ser la hoja de ruta para la digitalización de pymes, autónomos y Administraciones públicas. Telefónica se centra en las personas y su plan está basado en el diálogo y el acuerdo entre Administraciones, sociedad y empresas.

La reinvención digital de España puede tener un impacto anual del 1,8% del PIB hasta 2025. Telefónica recuerda que el país ya cuenta con las mejores infraestructuras digitales y subraya que las redes de nueva generación, fibra y 5G se revelan como «críticas y un elemento crucial para avanzar hacia sociedades y economías digitales y sostenibles».

«Ahora, más que nunca, necesitamos un Pacto Digital que recoja las contribuciones, las aspiraciones y los anhelos del conjunto de la sociedad. Ahora tenemos la oportunidad única de entrar de lleno en la Cuarta Revolución Industrial y conseguir una cooperación eficaz entre gobiernos, empresas y sociedad civil. Este es el camino hacia una sociedad más sostenible, justa, inclusiva y digital», ha subrayado el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Telefónica obtuvo en el primer semestre de 2019 un beneficio neto atribuible de 831 millones de euros, lo que supone un 53,5% menos que los 1.787 millones de euros que ganó en el mismo periodo del año anterior por la crisis del Covid-19, según ha informado la compañía, que ha confirmado tanto el dividendo como las previsiones para el conjunto del año.

La operadora destaca que la pandemia del coronavirus ha tenido un impacto en la evolución financiera y operativa del segundo trimestre, en el que también se ha registrado una depreciación de las divisas, que se han mitigado en parte por la «significativas medidas de eficiente y ahorros de gastos de capital (capex) llevados a cabo».

Los ingresos de la multinacional española en los seis primeros meses del año se situaron en los 21.706 millones de euros, lo que representa un 10% menos en comparación con los 24.121 millones de euros del primer semestre del ejercicio anterior, aunque en términos orgánicos el descenso de las ventas se redujo a un 3,5%. En este sentido, la empresa detalla que la crisis del Covid-19 ha tenido un impacto negativo en los ingresos del segundo trimestre de 729 millones de euros, de los que 194 millones de euros corresponden a España.

Comenta esta noticia
Update CMP