20 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La economía española pierde velocidad en los 100 primeros días de Sánchez

La llegada del nuevo Gobierno ha coincidido con una desaceleración notable en el crecimiento económico a lo largo del verano, lo que obligará a cambiar las previsiones para fin de año.

La economía española no ha digerido bien el cambio de Gobierno. Así al menos lo apuntan los indicadores y lo atestiguan los expertos, algunos de los cuales comienzan a augurar el paso de la pérdida de velocidad al frenazo.

En concreto, el ritmo de crecimiento de la economía española muestra una ligera desaceleración en el conjunto de los meses de julio, agosto y septiembre, cuando crecerá un 0,6%, una décima menos respecto a la previsto anteriormente por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef).

No es el único dato inquietante, sí el más relevante, dado que se acumulan otros indicios de que la economía no marcha viento en popa: el índice de producción industrial, las ventas minoristas, la constitución de hipotecas o las salidas de capital han ido a peor, sin situaciones de alarma excesivas pero ya en una senda preocupante.

 

También supone un recorte de una décima en relación al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país registrado en el último trimestre de 2017 y de los primeros tres meses de este año, momento en el que la economía creció un 0,7%.

 No obstante, de acuerdo a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística a finales del pasado mes de julio, la economía ya comenzó a ralentizarse en el segundo trimestre del año, cuando avanzó un 0,6%.

Según la nueva estimación realizada el pasado 23 de agosto por la Airef a partir de los indicadores actualizados hasta el momento, en los que basa su predicción para estimar la evolución del PIB en tiempo real, la economía crecerá otro 0,6% durante el tercer trimestre y otro 0,6% durante los meses de octubre y diciembre.

 Por debajo de la previsión del Gobierno

 De cumplirse las predicciones realizadas por este organismo, la economía española acabaría el año con un crecimiento del 2,6%, una décima menos de lo estimado por el Gobierno en la última actualización del cuadro macroeconómico. 

 

La economía española acabaría el año con un crecimiento del 2,6%, una décima menos de lo estimado por el Gobierno en su última actualización 

Respecto al año pasado, este dato supondría una desaceleración de medio punto, después de que el PIB avanzara un 3,1% en el conjunto del año. Además, sería la primera vez desde el año 2015 que la economía registra un crecimiento por debajo del 3%.

Por el momento, se trata de un dato provisional que continuará actualizándose a medida que los indicadores en los que se basa la medición vayan publicándose. En concreto, la Airef recurre a 10 indicadores, entre los que se encuentran la cifra de ocupados, el consumo de cemento, el de energía o las ventas totales de las grandes empresas, entre otros.

 

Hasta ahora, el organismo dispone de solo el 30% de los indicadores relativos al mes de julio en el curso del actual trimestre, a la espera de la publicación  de los datos de consumo de energía eléctrica y de la financiación a empresas y familias.

 Y aún están por concretarse las líneas de negociación del proyecto de Presupuestos para 2019 entre el Gobierno y sus socios de Podemos y de formaciones nacionalistas, que ofrece unas perspectivas de gasto nada tranquilizadoras.

Comenta esta noticia
Update CMP