22 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rufián incendia Esquerra y hasta sus propios compañeros explotan: "Impertinente"

Gabriel Rufián y su compañera en el Congreso, Ester Capella.

Gabriel Rufián y su compañera en el Congreso, Ester Capella.

Ahora que Junqueras y su partido se ven favoritos apuestan por su cara más moderada y amable. Y su díscolo portavoz en el Congreso parece no haberse enterado y sigue a lo suyo: montar bronca

Ahora que Esquerra Republicana y su líder, Oriol Junqueras, tratan de ofrecer la cara de la moderación -sabedores de que son favoritos indiscutibles en las encuestas del 21D-, la incorregible actitud de su diputado Gabriel Rufián comienza a despertar más que recelos en su propio grupo parlamentario.

La última grosería del diputado independentista este miércoles, con la exhibición de unas esposas ante el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el abandono apresurado de su escaño visiblemente contrariado y con gestos inapropiados, no ha gustado nada a sus propios compañeros de bancada, según confirman a ESdiario fuentes parlamentarias.

De hecho, una de las diputadas de ERC con más proyección esta legislatura, Ester Capella, se ha desmarcado en las últimas horas del nuevo "circo" de Rufián y  ha calificado su cara a cara ante Zoido de "impertinente", según ha confirmado el diario La Vanguardia.

Reseñable, en este sentido, fue la actitud de los compañeros de Rufián durante la bronca sesión de control de este miércoles, que ha provocado incluso que la presidenta de la Cámara, Ana Pastor, vaya a apercibir al díscolo parlamentario catalán. Los diputados de ERC siguieron con rostros serios la intervención de Rufián, no hubo ovación cerrada como en anteriores ocasiones, y continuaron en sus escaños cuanto este abandonó el suyo precipitadamente.

Rufián exhibe unas esposas ante el ministro Zoido este miércoles. Al fondo, los rostros serios de sus propios compañeros de bancada de ERC.

 

Según revelan a este diario fuentes del Congreso, algunos portavoces de otros grupos han tratado de convencer a Rufián en  los últimos meses de lo inconveniente de sus actuaciones, en un momento tan solemne y mediático como la sesión de control al Gobierno. Así lo hicieron en su día los portavoces del PDeCAT, PNV y Compromís, Carles Campuzano, Aitor Esteban y Joan Baldoví, en los habituales contactos informales. 

Y la propia presidenta, Ana Pastor, convocó a Rufián y Joan Tardá a su despacho para sugerirle que rebajara el tono de sus intervenciones, que han provocado gruesos episodios en la Cámara.

En ERC se reconoce que Rufián es uno de los activos mediáticos más importantes para la formación, sobre todo ante la opinión pública nacional. Y que lo que en principio fue un papel "atractivo" por su "rebeldía e insolencia" es ahora "más que contraproducente" para los intereses del partido. Sobre todo porque Rufián se comprometió a abandonar las Cortes cuando se declarara la independencia y su nómina, que supera los 8.000 euros, provoca ciertas sensibilidades encontradas en las bases del partido independentista.

La bronca de este miércoles con las esposas, sumada a la última escenificación con la impresora, ha provocado además una derivada añadida: el enfriamiento de las relaciones entre el grupo parlamentario de ERC y el del PDeCAT, en un momento en que el independentismo busca calmar los ánimos y rebajar las expectativas ante los suyos.

Esta por ver hasta que punto el cruce de las líneas rojas que Rufián protagonizó el miércoles le hace reconsiderar su postura. O si desde Barcelona le llega el toque que algunos esperan. Por inoportuno e "impertinente".

Quien se ha sumado este jueves a la polémica sobre el papel de Rufián, ha sido el escritor Arturo Pérez Reverte, con un tuit que se ha hecho viral en horas. "En realidad nos merecemos a Gabriel Rufián. Lo hemos criado entre todos", afirma Reverte.

 

Comenta esta noticia
Update CMP