20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Francia, España y la vieja política

La autora, exdiputada nacional del PP, concejala en Villaviciosa y miembro del Comité Ejecutivo del PP de Madrid, reflexiona sobre Francia para trasladar una conclusión a España.

La vieja política, esa que es vieja no por la edad sino por las formas, acostumbra a rodearse de personas por adhesión, por intereses. Hoy estás tú y mañana yo: apariencia de cambio para que todo siga igual.

La mayoría de los votos son "prestados": pensar que la vieja política tiene algún hueco para el éxito es estar ciego o hacérselo

Al final una suerte de aristocracia donde quince deciden "por el bien" de todos. La nueva política, sin embargo, requiere compromiso y diálogo. En una sociedad como la europea, donde la mayoría de los votos son "prestados", pensar que la vieja política tiene algún hueco para el éxito es estar ciego o hacérselo.

Francia hoy es un buen ejemplo. Los dos grandes partidos, carcomidos por las viejas formas, se han encontrado con que ya nadie les "presta" su voto. Han volado del panorama electoral francés por su cortedad de miras, rancios comportamientos y seguir instalados en sus componendas del siglo pasado.

 Macron, es una buena noticia para la política. Ahora bien, el líder francés, lleno de votos "prestados", deberá gestionar bien esa responsabilidad para que no se trate de algo efímero. Que tome nota España, que en 2019 es la siguiente.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP