14 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La "envolvente" que prepara Sánchez por carta para lograr que Iglesias se rinda

Sánchez quiere hacerlea Iglesias una envolvente para chantajear emocionalmente.

Sánchez quiere hacerlea Iglesias una envolvente para chantajear emocionalmente.

El líder del PSOE recurre ahora a colectivos sociales supuestamente vinculados al partido morado para meter más presión en favor de un "pacto a la portuguesa".

Si no se puede de frente, por los lados. Esto ha debido pensar Pedro Sánchez, dispuesto a poner en marcha una nueva maniobra para conseguir la rendición de Podemos, y su apoyo gratis a un gobierno socialista sin ministros morados. Eso que se ha dado en llamar "pacto a la portuguesa".

Y dado que Pablo Iglesias no quiere oir ni hablar de esa posibilidad, Sánchez ha decidido recurrir a la calle, a los llamados movimientos sociales, para que le hagan el trabajo sucio: convenver a Podemos que, literalmente, se rinda. Es la única forma que el candidato socialista contempla para sortear la repetición electoral.

Así, Sánchez comenzará a reunirse "mañana mismo" con colectivos de la sociedad civil para elaborar con ellos una propuesta programática y, posteriormente, presentársela a Unidas Podemos para intentar alcanzar con ellos un acuerdo de gobierno a la portuguesa, es decir, en el que los morados apoyen a su gobierno desde fuera.

Así lo ha avanzado el propio Sánchez en una carta dirigida a la militancia del PSOE. "Queremos construir Gobierno", afirma, y para ello se reunirá con colectivos como asociaciones feministas, ecologistas, agentes sociales y agrupaciones del tercer sector "para que puedan colaborar en la creación de un espacio común para alcanzar un Gobierno progresista".

Su objetivo es que alcanzar con Podemos "un acuerdo de carácter programático vinculado con la sociedad civil" que se materialice siguiendo el modelo de Portugal o de Dinamarca, donde "gobiernan partidos socialdemócratas como fuerzas más votadas pero contando con el apoyo externo de fuerzas progresistas".

Así, dice, "garantizan no sólo la estabilidad política, sino también el cumplimiento de un programa de gobierno consensuado desde la izquierda". Sánchez se muestra convencido de que ésta "es una fórmula útil para abordar los retos que tiene por delante" el país y "la mejor alternativa al bloqueo en el que otros actores, de forma irresponsable, están decididos a mantener a España".

Pero la respuesta, y el portazo, no se ha hecho esperar. Pablo Echenique ha respondido que esta fórmula que propone Sánchez significa "acaparar el 100 por cien del poder sin negociar".

Echenique señala que, para entender mejor la carta de Sánchez, cuando éste dice que quiere un acuerdo programático con Unidas Podemos que posibilite un Gobierno de los socialistas 'a la portuguesa', eso significa que quiere el 100 por cien del poder "aunque esté lejos de la mayoría absoluta".

Comenta esta noticia
Update CMP