17 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La vivienda en España

¿Van a subir los precios de los pisos en España? ¿Volveremos a presenciar una nueva burbuja inmobiliaria? ¿Qué pasará con el alquiler? Las grandes preguntas tienen aquí respuesta.

 

 

Se habla mucho de nuevo de la vivienda en España. Hay que decir una cosa desde el minuto uno: no hay burbuja. Tampoco en el alquiler.  En el alquiler lo que tenemos es una subida probablemente excesiva de precios en Madrid y Barcelona esencialmente, que tiene que ver con una restricción de la oferta. Por tanto Lucía Martín que es Portavoz de En Comú-Podem, ya se ve que no tiene mucha idea. Si recomienda la Bolsa en vez de la especulación inmobiliaria pues ya no va bien encaminada.  

Al margen de eso, digamos que la intervención sobre los precios a lo único que conduce es a una mayor restricción de oferta y por tanto a un problema todavía más grande ¿Qué es lo que tendría que ocurrir en este asunto con respecto a los alquileres? Pues que haya más oferta de vivienda pública esencialmente a cargo de los Ayuntamientos y destinada a los alquileres. El asunto del alquiler turístico se podrá solucionar por otra vía. Fundamentalmente con algo que tenga que ver con su tratamiento fiscal

En el centro de las ciudades van a subir los precios necesariamente a corto, a medio y a largo plazo ¿Por qué? Pues por una razón demográfica: el alargamiento de la vida de los españoles hace que en el centro de las ciudades haya mucha gente mayor que antes se moría y entonces se quedaba libre el piso para los hijos o para venderlo y por tanto había oferta. Pero es que a partir de los 70 es muy difícil que la gente se cambie de casa.

Por tanto, el centro de las ciudades tienen a mucha gente mayor que va a estar viviendo y que no se van a querer mover.  Y como resulta además que por otra parte  los Ayuntamientos, especialmente los progres, están reduciendo la posibilidad de suelo urbano en las ciudades, pues la oferta es muy pequeña. Por tanto, en el centro de las ciudades subirán los alquileres y los precios de venta. 

Ahora bien, lo que va a ocurrir con esto va a ser que en las periferias de las ciudades se van a volver a producir los aumentos de urbanizaciones alrededor. Esto seguirá creciendo. Donde los precios obviamente no van a subir tanto va a ser en las provincias despobladas. 

 

 

Si nos fijamos en la burbuja de los años 2000, se basó en la entrada en la vida adulta de generaciones de más de 600.000 personas. Ahora son de algo más de 400.000. Teníamos en aquellos años una entrada de 700.000 individuos/año que venían del extranjero a trabajar y otros 100.000 que venían a disfrutar por ejemplo de sus jubilaciones. Estos flujos han disminuido drásticamente. Por tanto, la demanda no va a crecer de esa manera desorbitada.

Si hay desajustes entre oferta y demanda (ya que la demanda es relativamente constante pero  la oferta no lo es) lo que tendremos es subidas de precios en la venta, pero esas subidas de precios inducirán a la construcción en zonas urbanas periféricas. 

El ejemplo de Madrid

El problema en Madrid por ejemplo es la restricción que ha impuesto la izquierda a la construcción de nuevas viviendas y a la oferta pública de vivienda. En esa situación, tendremos un problema en Madrid. Pero puede que no lo tengan a 30 Km de Madrid. 

Por tanto, yo creo que puede haber algún periodo relativamente corto de tiempo en el que tengamos elevaciones grandes de los precios, pero no se formará esa burbuja que se formó.

 

Comenta esta noticia
Update CMP