21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Los 10 alimentos imprescindibles para cuidarte en otoño

Esta época del año es perfecta para comer frutas y verduras en fresco o cocinadas al dente para asimilar la mayor parte de sus propiedades y vitaminas

Esta época del año es perfecta para comer frutas y verduras en fresco o cocinadas al dente para asimilar la mayor parte de sus propiedades y vitaminas. Presta atención a este listado e incluye estos alimentos en tus menús semanales para estar en perfectas condiciones durante los meses de frío.

-Uvas

Tanto las rojas como las verdes son muy favorecedoras para la salud. Las primeras tienen una gran cantidad de antioxidantes y compuestos fenólicos excelentes para luchar contra el cáncer; sus componentes como antocianos, taninos y flavonoides, son ideales para cuidar de nuestro corazón; contiene una dosis muy característica de fibra, actúa como laxante siempre que consumamos también su piel y sus semillas; tiene fuertes propiedades anti-virales y anti-bacterianas, es una excelente limpiadora para nuestra sangre y órganos.

Las verdes tienen menos azúcar que las rojas, son ricas en carbohidratos y disponen de un sabor un poco más ácido; son perfectas para el buen funcionamiento de nuestros riñones, de nuestro hígado e intestinos, disponen de una alta cantidad de potasio y son perfectas para muchas de nuestras dietas; previenen el cáncer de colon, próstata y el Alzheimer gracias al resveratrol y las catequinas; y cuidan de nuestros huesos gracias a la vitamina K y la vitamina B1.

-Higos

Dentro de lo que se refiere al apartado nutricional, su mayor contenido es de agua, aunque también tienen un alto contenido de fibras y, sobre todo, de hidratos de carbono, dado su nivel de azúcares. Quizás no sean aptos para dietas hipocalóricas, pero sí son buenos para cargar energías. Contienen vitamina C y pro-vitamina A, además de minerales como el potasio, el magnesio, el fósforo o el calcio.

Una de las principales propiedades de los higos es su buena acción sobre el sistema digestivo. Esta fruta es buena para el tránsito intestinal, combate el estreñimiento y es laxante. Actúa positivamente sobre el colon y ayuda mediante sus fibras a eliminar el colesterol.

Además, los higos o brevas pueden tener buena acción para la hipertensión y otros problemas cardiovasculares. Son considerados antioxidantes, razón por la cual pueden servir para prevenir el cáncer. Además, actúan positivamente para evitar situaciones de estrés.

-Coliflor

Entre las diferentes propiedades nutricionales y beneficios que encontramos en la coliflor es su alto contenido en agua, y sin embargo bajo contenido energético, por lo que la coliflor es ideal en dietas de control de peso.

Es una gran fuente de vitamina C, fibra, ácido fólico, magnesio, potasio y calcio, y cuenta también con propiedades antioxidantes que ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Dispone a su vez de propiedades diuréticas, por lo que es buena en casos de retención de líquidos ya que favorece la eliminación del exceso de líquidos y resulta beneficiosa en casos de hipertensión.

-Setas

Son bajas en calorías, tienen agua y fibra por lo que son muy saciantes. Hay que tener cuidado porque algunas son venenosas y sus componentes tóxicos pueden producir la muerte de forma fulminante. Si no somos expertos, mejor optar por las cultivadas y que hayan pasado todos los controles.

Destacan por su riqueza en proteínas de alto valor biológico y porque poseen una importante proporción de sales minerales, entre los que podemos reseñar el fósforo, hierro y potasio, siendo bajas en sodio.

Son, además, una fuente excelente de oligoelementos, al destacar el cloro, azufre,  boro, manganeso y cinc.

Debido a ese alto porcentaje protéico, las setas tienen una digestión muy parecida a la carne, por lo que, para ayudar a que la digestión no sea pesada, se recomienda que sean consumidas con ensaladas, a ser posible sólo de hortalizas crudas.

-Brócoli

El brócoli destaca por ser una de las verduras que contiene un mayor efecto antioxidante. Por este motivo, muchos especialistas tanto en cocina como en salud, recomiendan consumirlo cuando esté verde, así podemos aprovechar y disfrutar de sus beneficios antioxidantes.

Por este motivo, se trata de una verdura ideal a la hora de prevenir la aparición del cáncer (principalmente los cánceres de próstata, colon y mama).

Igualmente resulta útil para prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares al ayudar a proteger el corazón contra este tipo de enfermedades, ya que impide la acumulación de los triglicéridos en las arterias.

Resulta interesante en la menopausia, dado que regula no sólo el equilibrio hormonal, sino también el nivel de estrógenos. Asimismo, por su contenido en fibra, es ideal en el tratamiento y solución del estreñimiento.

-Mango

Entre las principales vitaminas que podemos encontrar en los mangos, destaca por ejemplo la presencia tanto de vitamina C como de vitaminas del grupo B, importantes para el sistema nervioso y para el correcto funcionamiento del metabolismo.

Además, también es muy rico en selenio, magnesio y hierro, a la vez que por su alto contenido en potasio, que lo convierten en una fruta con un importante efecto diurético, lo que ayuda contra la retención de líquidos.

Pueden ser ideales no sólo para tratar casos de estreñimiento, sino para prevenir la debilidad muscular y la aparición de la anemia. Además, existe la creencia que comer mango ayuda a prevenir la caída del cabello.

Tiene una enzima muy similar a la que podemos encontrar en la papaya, por lo que también puede ser muy bueno para ayudar en las digestiones pesadas.

-Aguacate

Esta fruta es un ingrediente ideal para ensaladas ya que es rica en ácido graso monoinsaturado omega 9, el mismo del aceite de oliva. Es rico en fibra y muy saciante.

El aguacate ayuda a mejorar los niveles de colesterol y a la vez a estabilizar el ritmo cardíaco. Una pieza de esta fruta ofrece grasas monoinsaturadas, ácido oléico y alfa-linoleico (conocido popularmente como ácidos grasos Omega 3).

A su vez, ayuda en el crecimiento y la reparación de la masa muscular por contener una buena cantidad de proteínas, potasio y zinc y mejora los niveles de testosterona de manera natural.

También disminuyen la inflamación de las articulaciones y ayudan a reparar los cartílagos gracias a los ácidos grasos esenciales y las vitaminas del grupo E, mejora el sistema inmunológico gracias a su alto contenido de carotenoides y protege contra las enfermedades de la vista.

-Berenjena

 Tiene pocas calorías y es rica en flavonoides, con efecto antioxidante. En la piel también encontramos nutrientes por lo que, aunque es un poco amarga, está bien consumirla.

La berenjena tiene poderosas propiedades curativas, antibacterianas y antivirales. Contiene fitonutrientes que ayudan a eliminar los radicales libres del cuerpo, que son los encargados de dañar las células de nuestro organismo y causar enfermedades. También es un excelente diurético, antioxidante, que aporta muchos minerales al organismo.

Es rica en potasio, cobre, ácido fólico, magnesio y fibra. Contiene fenoles, tales como el ácido cafeico y el ácido clorogénico, que tienen grandes propiedades para combatir el cáncer, los virus, el daño de las células del organismo y las bacterias nocivas.

-Granada

Rica en potasio, antioxidantes, ácido cítrico y taninos. Estos últimos son sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Estriñe un poco por lo que puede utilizarse frente a las diarreas.

La granada es una fruta con un alto poder antioxidante, rica en vitaminas, que posee múltiples beneficios medicinales.

Se usan diversas partes de la fruta para varias enfermedades, entre las que destaca la propiedad de reducir el riesgo de ataques cardiacos, mejorar el flujo sanguíneo al corazón y mantener las arterias libres de depósitos grasos.

Varios estudios han demostrado que la granada es una de las frutas que más propiedades tiene. Tiene alto contenido de vitamina C, además de vitamina B5 (ácido pantoténico), fenoles naturales, potasio, vitamina A, vitamina E y ácido fólico. Además, tiene altos niveles de antioxidantes.

-Chirimoya

Es rica en hidratos de carbono, vitamina C y ácido fólico. Es una fruta de fácil digestión lo que la hace muy aconsejable en personas débiles, convalecientes, ancianos y muy especialmente en niños y embarazadas.

Tiene efecto saciante y regulador del nivel de glucosa en sangre, ya que la fibra que posee ejerce influencia intestinal y dilata en el tiempo la asimilación de los azúcares. Por ello si tomamos chirimoyas, tardaremos más tiempo en sentir hambre.

Su contenido en fibra le confiere propiedades laxantes. Al ser pobre en grasas y tener una fibra con un efecto intestinal muy beneficioso (arrastra el colesterol malo y absorbe al mismo tiempo ácidos biliares y regula la flora intestinal), reduce los niveles de colesterol.

En pediatría tiene aplicaciones dietéticas debido a su contenido en minerales (calcio, fósforo, hierro), vitaminas (grupo B , C, A), proteínas y azúcares. Por ello es muy aconsejable en niños en época de crecimiento o en caso de enfermedades crónicas.

Por su contenido en vitamina C facilita la curación de numerosas enfermedades reumáticas, artríticas, digestivas (enteritis y gastritis), además de ejercer acción antioxidante y ser muy útil para combatir resfriados. Esta vitamina, a su vez, interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción de hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones

-Calabaza

Esta hortaliza cuenta con un tipo de fibra que sacia mucho y ayuda al tránsito intestinal. Su color naranja delata su riqueza en vitamina C y betacarotenos (provitamina A), con efecto antioxidante. Es rica en ácido fólico, magnesio, calcio, potasio, fósforo y hierro.

Destaca porque posee un bajo aporte de calorías, mientras que su alto contenido en agua y en fibra las hacen ideales, precisamente, no sólo para aquellas personas que sigan una dieta de adelgazamiento, sino para los que sufren de retención de líquidos o de estreñimiento.

Si bien su valor nutritivo es ciertamente escaso, la importancia de la calabaza estriba en que aporta vitaminas antioxidantes (como la C, A y E), además de magnesio, potasio, fósforo, hierro y calcio.

Además sus semillas son ricas en cinc, por lo que pueden ser utilizadas tanto para reforzar el sistema inmunitario como para expulsar parásitos intestinales.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia