13 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El último 'olvido' de Sánchez

Era una promesa, sistemáticamente repetida, pero no llegará: el Gobierno se justificará en su minoría parlamentaria para no cambiar la reforma laboral salvo en matices.

Fue uno de sus caballos de batalla electoral: derogar la reforma laboral del PP que, supuestamente, denigraba el empleo en España, pese a que los datos decían lo contrario: con ella, una alternativa al cierre que vienen padeciendo decenas de miles de empresa en España desde 2010, se frenó la sangría de parados y se han recuperado ya dos millones de puestos.

Los sindicatos también lo saben, hasta el punto de que UGT y CCOO la han utilizado para reducir los costes de sus propios despidos, más baratos con esa reforma, ciertamente, pero con una cara B que nadie cuenta: gracias a que esos costes eran menores, muchas pymes, comercios y empresas familiares aguantaron más tiempo sin bajar el cierre o pudieron evitarlo reajustando sus presupuestos con algo más de facilidad.

La ministra

Ahora, llegados al Gobierno, el PSOE y los sindicatos se encuentran con un problema: cómo ejecutar una suspensión en la que realmente no creen o cómo disimular que no van a derogar nada. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, lo acaba de sugerir sutilmente, con una justificación que será la oficial si alguien, por ejemplo Podemos, pregunta: "Más que hayamos cambiado de criterio, en el Gobierno se tienen mayores dosis de pragmatismo porque conoce el apoyo parlamentario con el que cuenta".

 

 

Lo deslizó tras el encuentro entre Pedro Sánchez y los agentes sociales y forma parte de la hoja de ruta oficial: no habrá derogación, si acaso modificaciones cosméticas, y para camuflar la decisión se anunciará un nuevo Estatuto de los Trabajadores para 2020. La falta de supuesta mayoría parlamentaria, que no fue óbice para lograr la presidencia, opera aquí como justificación política.

El baño de realidad

El golpe de realidad, que también afecta a una compleja devolución de toda la negociación colectiva a los sindicatos, lo resume mejor Antonio Garamendi, presidente de los empresarios de Cepyme:  "Ha habido 55 reformas laborales en los últimos tiempos, más de 7.000 leyes laborales. Lo de derogar... Es un mensaje ideológico. Nosotros siempre estamos a favor de una evolución y estamos ahora a la expectativa. Cuando nos sentemos más seriamente con la ministra veremos qué se puede y se quiere cambiar". El fin de un sueño, o de una mera propaganda.

 

Comenta esta noticia
Update CMP