21 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Simeone extiende su dinastía en el Atlético de Madrid

Guiliano Simeone, el tercer vástago del Cholo.

Guiliano Simeone, el tercer vástago del Cholo.

El tercero de los hijos de Simeone, Guiliano, acaba de firmar su primer contrato profesional con el Atleti después de destacar en las categorías inferiores del club rojiblanco.

Diego Simeone, conocido como el “Cholo”, fue un jugador importante y muy querido en el Atlético de Madrid hace muchos años ya. Su regreso al club como entrenador no ha hecho otra cosa sino agrandar su leyenda, y desde la grada corean su nombre y consienten casi todo lo que sucede, incluso, cualquier otro técnico podría haber visto peligrar su puesto después de perder dos finales de Champions ante el Real Madrid. 

Y entre los aportes que ha hecho en estos 9 años de su segunda etapa, no solo están las finales de Champions, también haber ganado una liga, la Europa League, rearmar el equipo cada año y forjar un estilo competitivo para el club, forman parte del palmarés y legado que tendrá su apellido, ese que crece en las bases del club.

Giovanni Simeone está en Italia, y en su momento, el técnico renunció a la posibilidad de ficharle para el Atlético justo por ser su hijo, algo que por mucho polvo que haya levantado, fue más el gesto de admiración que causó, porque demostraba que en su vestuario solo juegan por merecimiento y no por nombre.

Giuliano, su tercer hijo, ya tiene 17 años, y viene pisando fuerte desde las categorías inferiores como Juvenil B y el Madrileño, lo que causó que su vínculo con el equipo se extienda y haya firmado su primer contrato profesional, dejando una foto junto a su tía Natalia, que seguramente estará en el álbum de la familia Atlético-Simeone.

Me siento muy feliz por firmar mi primer contrato profesional con el Atlético de Madrid y seguir creciendo en mi carrera”, fueron las palabras que compartió en sus redes sociales para dar la noticia, y a la que muchos fanáticos reaccionaron con orgullo y mucho cariño, esperando que su éxito se traslade al primer equipo, como ya hizo su padre hace años.

La temporada anterior pudo resaltar con el Juvenil B y su buen desempeño permitió, que luego de las vacaciones de Navidad, se incorporase al Atlético Madrileño en un salto de calidad y categoría, hasta llegar a entrenar con el primer equipo bajo la mirada de su padre y órdenes de otro mítico, el Mono Burgos.

En diciembre alcanza la mayoría de edad a efectos de contrato, y desde el Wanda lo ataron para asegurar, al que seguramente llevará el escudo como pocos, más allá de la mucha o poca calidad que desarrolle, por lo que a futuro sería posible ver a otro Simeone marcando historia con la elástica rojiblanca.

Comenta esta noticia