23 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Defensor del Pueblo lanza un SOS para el peor mal que sufre España

Todos los expertos reconocen que es el mayor problema que padece nuestro país, aunque sus devastadores efectos no comenzarán a notarse en unos años, de ahí que sea imprescindible actuar ya.

Todos los expertos reconocen que es el mayor problema que sufre España. Incluso algunos políticos lo reconocen como una lacra tremenda que ya hace estragos en los territorios que administran. Pero el hecho de que sus devastadores efectos no comenzarán a notarse hasta dentro de unos años, hace que apenas se le dé importancia ahora. Pero el mal está ahí, real y latente, y si se quiere evitar que condene a la sociedad española, es imprescindible actuar ya.

Es por eso que el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, ha iniciado una actuación con el Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico y con las comunidades autónomas de Aragón, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valencia, Extremadura, Galicia y La Rioja, para conocer los planes y actuaciones que manejan las administraciones para afrontar el desafío de la pérdida de población, unida a su vez al envejecimiento progresivo, y comenzar a revertir la situación en la denominada "España vacía".

 

Según ha señalado la institución en un comunicado, al Defensor le "preocupa especialmente" la dificultad que los habitantes de las zonas más despobladas puedan encontrarse a la hora de acceder a servicios básicos como son la sanidad, la educación, el transporte, la banca y la cobertura de redes de banda ancha.

"La regresión de la población y la dificultad a la hora de acceder a servicios básicos conllevan pobreza y desigualdad y advierte que no se puede tratar de manera diferente a los ciudadanos según el lugar en el que viven", advierte este organismo.

En su escrito a las administraciones implicadas, recuerda que el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea establece la necesidad de reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo de las diversas regiones y el retraso de las regiones menos favorecidas.

Este tratado destaca las zonas rurales, las afectadas por una transición industrial y las regiones que padecen desventajas naturales o demográficas graves y permanentes como, por ejemplo, las regiones más septentrionales con una escasa densidad de población y las regiones insulares, transfronterizas y de montaña.

El Defensor se reunió a finales del pasado mes de noviembre con representantes de la Asociación para el Desarrollo de la Serranía Celtibérica, organismo que reclama medidas para luchar contra la despoblación en España.

Según esta institución, los expertos de esta asociación explicaron que las áreas escasamente pobladas de España, que definieron como "Laponia española", son 10 y agrupan a 4.375 municipios, que ocupan el 53% del territorio y tienen una densidad inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP