Doble precipitación de Pedro Sánchez: de elecciones repetidas a pacto exprés

Las consecuencias del pacto son que no habrá elecciones y que los poderes económicos y hasta algunos sociales se ponen a temblar

Después del domingo electoral que acabamos de vivir, es inevitable que todas las reflexiones versen sobre los resultados, sobre su “sinsentido”,  su inutilidad e  ineficacia,  especialmente para los españoles, pero también para Pedro Sánchez, que ignorando por completo los intereses de su país,  apostó por los que creyó los suyos, sin sopesar como ya hemos visto la realidad de un conflicto y sus consecuencias.

Evidentemente el damnificado no solo es él y un PSOE a la baja, sino alguno de los que posiblemente hubieran sido sus socios, como es el caso de Ciudadanos  y su líder, Albert Rivera.

El adiós de un líder, al que a decir verdad no estamos muy acostumbrados,  nos hace empatizar con la situación de la persona, ya que con tales resultados el presidente de Ciudadanos hasta el lunes, no podía hacer otra cosa que retirarse. Sinceramente he de decir que me sorprendió que no lo hiciese ya el domingo por la noche. Al mismo tiempo que lamento que Albert Rivera no esté en la política española, ya que creo que aportaba frescura e integridad. Pero evidentemente, le fallaron a él y a su partido sus convicciones, sus valores, y por supuesto sus estrategias, especialmente en los últimos meses.

No puedo por otra parte dejar de comentar la bajada de apoyos de Pablo Iglesias elección tras elección, típico de las posiciones extremas que aprovechan un contexto desfavorable para atraer adeptos, a los que pronto decepcionan, ya que sus discursos son vacíos, y sus acciones incongruentes.

Es cierto que ha habido opciones políticas a los que estas elecciones les han favorecido, tal es el caso de Vox,  quien desde el extremo de la derecha ha sido capaz de canalizar enfados y desilusiones de los votantes. Espero y deseo que como en el caso de Unidas Podemos, pronto puedan ver su radicalidad,  y sus votantes de hoy miren muy pronto al PP como una opción moderada en la que puedan confiar.

También al PP de Pablo Casado le han favorecido los resultados. Ha recibido más apoyos de los que tuvo en las elecciones de abril. Lo hemos visto, a tan solo un año de ser elegido presidente del Partido, y ya con varias elecciones en su haber, como un candidato a Presidente, sólido, firme y creible. Para mí, el mejor.

Es periodo de negociaciones. Y finalizando esta reflexión, acabamos de conocer la firma del acuerdo de Gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Muy precipitado, casi veinticuatro horas después, lo que hace pensar que algo había, aunque no se entiende. De cualquier manera, dos consecuencias: no habrá nuevas elecciones, eso es bueno para España; pero con Iglesias en el poder ejecutivo, España y sus poderes económicos, y  hasta los sociales, se ponen a temblar. De momento, la bolsa parece que, aunque levemente, ya lo ha notado.

Comienza un nuevo capítulo. ¡¡¡Atentos!!!!

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP