Ana Vega (Vox): "Necesitamos menos altos cargos y asesores y de mayor calidad"

Ana Vega, portavoz de Vox en Les Corts Valencianes.

Ana Vega, portavoz de Vox en Les Corts Valencianes.

Ana Vega, portavoz de Vox en les Corts, señala que la Conselleria de Sanidad no ha actuado bien en la crisis sanitaria de la Covid y debe incrementar su presupuesto para dar mejor servicio.

El pacto valenciano para la salida de la crisis generada por el coronavirus debe estar residenciado en Les Corts Valencianes. La portavoz de Vox en les Corts Valencianes, Ana Vega, lo tiene claro. Igual de claro que  la necesidad de que se reestructure el Consell y se eliminen altos cargos e incluso departamentos para destinar esos recursos a la lucha contra la pandemia y sus efectos.

Vega -que dio positivo por Covid-19 no ha acudido a Les Corts por estar embarazada y pertenecer, por tanto, a un grupo de riesgo- explica a ESdiarioCV que aún no puede decir si darán apoyo o no a ese pacto porque el presidente Ximo Puig no les ha llamado para reunirse y no se les han comunicado las condiciones de ese acuerdo. No obstante, tiene claro que el debate "ha de hacerse en el Parlamento valenciano, con luz y taquígrafos" y que Vox no apoyará "acuerdos que amplíen competencias autonómicas ni que abran la puerta a la congelación o consolidación de las competencias de Sanidad, Justicia, Educación e Interior".

-La denominada desescalada empieza y les Corts Valencianes no reanudad su actividad con cierta normalidad hasta la próxima semana. ¿El 'parlamento está suestrado' como dirían formaciones ahora en el gobierno?

Nosotros entendemos que tiene que reanudarse la actividad parlamentaria, siempre con todas las medidas sanitarias y de seguridad tanto para los Diputados como para los trabajadores de la casa. Mientras se mantenga suspendido el periodo de sesiones solo habrá sesiones de Diputación Permanente y los plazos están suspendidos en los que se refiere a solicitudes de información y preguntas, y eso limita mucho el ejercicio de control al Gobierno del Botanic. Queremos que se reanuden los Plenos y las Comisiones, como sucede en el Congreso. No vamos a permitir que se nos ponga una mordaza poniendo como excusa el COVID-19.

-Usted fue la primera diputada afectada por el coronavirus. ¿Cuál ha sido su experiencia?

Desde el momento en que tuve conocimiento de que había podido estar en contacto con una persona contagiada decidí, voluntariamente, ponerme en cuarentena para no poner en riesgo a nadie, ni personal de la casa ni diputados. Lo cierto es que, lo que más me preocupó fue que mi bebé estuviera bien, que no le afectara y, por lo que dicen los expertos, no hay evidencias de que se transmita al enfermedad de la madre al bebé. He seguido todas las recomendaciones médicas, me aislé en una habitación, utilizaba mascarilla y guante, lavaba mi ropa a parte de la de los demás… todas las recomendaciones.

Lo cierto es que no he tenido síntomas graves, tuve fiebre un par de días, tos y lo que sí que fue muy curioso, que perdí el olfato y el sabor durante unos 15 días. Hace poco más de una semana que di negativo pero sigo confinada debido a que, por mi embarazo, me encuentro entre los grupos de población de riesgo. Aun así me faltan horas a lo largo del día porque sigo realizando teletrabajo ya que nuestra actividad de parlamentarios no ha frenado en ningún momento. 

La Conselleria de Sanidad tiene que incrementar su presupuesto porque es un servicio básico para la ciudadanía

- ¿En qué cree que se ha equivocado el Consell en la gestión sanitaria contra el Covid-19?

Si le soy sincera, prácticamente en todo y por eso hemos pedido la dimisión de la consellera Ana Barceló. En primer lugar porque el Botànic, que siempre se ha mostrado como defensor de lo público, no ha destinado los recursos suficientes a Sanidad y a los hechos me remito: la falta de material de protección y de personal sanitario, la falta de instalaciones sanitarias, unido a la descoordinación de la Conselleria y la incompetencia de la Sra. Barceló, provocaron en pocos días el colapso de la sanidad. Aun así, tenemos a los mejores profesionales del mundo que, en condiciones precarias, han dado el do de pecho y han conseguido lo imposible. Tenemos que estar muy agradecidos a ellos, pues aun con todo en contra, se han mantenido al pie del cañón para velar por nuestra salud.

Y en segundo lugar, ya lo dejamos claro en el debate de presupuestos, la Conselleria de Sanidad tiene que incrementar su presupuesto porque es un servicio básico para la ciudadanía, pero ese incremento no puede ser para colocar más asesores, sino para dotar a la Sanidad Pública de más medios materiales y humanos. Todo lo que los ciudadanos pagan en impuestos debe revertir en su beneficio, en la mejora de su calidad de vida y en una prestación de servicios adecuada, más aun en el caso de la sanidad. Son vidas humanas, no números en una lista de espera.

Se debe acabar con el gasto superfluo en innecesario que revierte en el bienestar de unos pocos, reducir el número de altos cargos y Consellerias y destinar todo ese dinero a la lucha contra el COVID-19, que no solo será sanitaria, sino también económica, porque cuando la pandemia esté controlada quedarán los estragos económicos. Empresas arruinadas y familias con todos sus miembros en paro, autónomos y PYMES abandonados por las Instituciones… debe haber un plan, una estrategia clara para paliar la crisis económica derivada de la sanitaria, sin dar palos de ciego: un proyecto de trabajo claro para salvar la economía y ayudar a salvar vidas, no Gobiernos.

El plan valenciano de reactivación propuesto por el presidente Puig debe debatirse en sede parlamentaria, con luz y taquígrafos

- ¿Vox está abierto a apoyar el plan valenciano de reactivación propuesto por el presidente Puig?

No podemos decir ni que lo apoyaremos ni que no hasta que no tengamos, negro sobre blanco, las líneas sobre las que pretende sustentarse este plan. En primer lugar no nos gusta la terminología “reconstrucción”, una vez más la izquierda pervierte el lenguaje, se trata de reactivar nuestra economía y salvar vidas, no de “Pactos de la Moncloa” ni nada por el estilo. Y, por otro lado, exigimos que este plan se debata en sede parlamentaria, debe realizarse en los plenos y comisiones del parlamento, con luz y taquígrafos y deben de ser públicos, con presencia de los agentes sociales para que puedan poner encima de la mesa sus propuestas. Lo que no apoyaremos, bajo ninguna circunstancia, son acuerdos que amplíen competencias autonómicas ni que abran la puerta a la congelación o consolidación de las competencias de sanidad, justicia, educación e interior.

En cualquier caso, no apoyaremos nada que tenga una participación indirecta en los “Pactos de la  Moncloa” de Sánchez, que está utilizando la crisis del coronavirus como excusa para instaurar un nuevo régimen y poner en cuestión las bases institucionales de España.

 - ¿Qué condiciones pone su partido como imprescindibles para ese plan?

Las reuniones deben quedar, inequívocamente, enmarcadas dentro de la actividad parlamentaria; y los acuerdos resultantes deben someterse a debate, votación y control por las cortes Valencianas. No estamos a favor de que estas reuniones se hagan a puerta cerrada, los ciudadanos tienen derecho a conocer lo que se debate y lo que se vota. Además, como ya he dicho, los agentes sociales deben poder acudir y comparecer en las comisiones parlamentarias y trasladar por escrito sus propuestas. Y la comisión debe ser una comisión técnica de estudio, estar enfocada a tomar medidas que tengan, como única prioridad, salvar las vidas y los empleos de los españoles.

-¿Hay que reducir el número de consellerias, altos cargos y asesores en las administraciones? 

Por supuesto, en esta legislatura se ampliaron las Consellerias para dar su trozo de pastel a los comunistas, a Podemos y, en la actualidad hay 29 Secretarías Autonómicas y 83 Direcciones Generales en la Administración. Desde luego tiene que haber un adelgazamiento de la misma porque el estado de bienestar es el de los ciudadanos y no el de la clase política y el incremento de asesores y altos cargos no ha respondido, en ningún caso, a criterios de eficiencia o eficacia, sino a la necesidad de colocar a 'paniaguados' y 'amiguetes' en puestos de responsabilidad que, como ya hemos visto en esta crisis sanitaria, llegado el momento, demuestras una gran incompetencia e incapacidad en la gestión de sus departamentos. Necesitamos menos altos cargos y asesores y de mayor calidad, técnicos que, llegado el momento, sepan afrontar una situación de crisis para amortiguar mejor las consecuencias de la misma. El Botànic ha preferido la cantidad y no la calidad.

 -La pandemia y lo que está suponiendo ¿condiciona a Vox para alcanzar pactos con otras formaciones del centro-derecha?

Nosotros mantenemos unas propuestas de sentido común, no decimos una cosa a nivel nacional y otra según el parlamento autonómico de que se trate. VOX ya ha propuesto un Gobierno de Emergencia Nacional  ante la incapacidad, negligencia y gestión criminal de esta crisis del Ejecutivo de Sánchez con las tres fuerzas políticas mayoritarias: PSOE, PP y VOX condicionado a que este Gobierno de Emergencia esté dirigido por técnicos. El Gobierno que propuso nuestro Presidente, Santiago Abascal, estaría formado solo por cuatro ministerios: Economía, Interior, Sanidad y Defensa y damos importancia a quien pueda presidirlo, pero si que debería estar formado por personas capaces y no en quienes solo piensas en las próximas elecciones y, por supuesto, sin Sánchez ni Iglesias.

-Es evidente que esta crisis sanitaria va a cambiar todo. En la política también. ¿Cree que volveremos a una nuevo bipartidismo?

Creo que no volveremos al bipartidismo. Los españoles ya dijeron en las últimas elecciones que no querían volver a ello y muestra de esa voluntad es que VOX pasó de tener 24 a 52 Diputados. El PSOE se ha radicalizado abrazando al Comunismo y los nacionalismos y el PP no ha sabido ser oposición, abandonando sus principios y sumándose al 'buenismo' y al 'consenso progre'. No tenemos más que mirar a Pablo Casado y ver que, a pesar de que se enteró por la prensa de que Sánchez quería reunirse con él, sigue tendiéndole la mano a pesar de ridiculizarlo.

Comenta esta noticia