21 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Otegi y Puigdemont traman un "Frente Nacional Independentista"

Humillado por ERC, Puigdemont se adhiere a la alocada propuesta del líder batasuno de crear una coalición de independentistas, lastrada por la indiferencia de ERC.

Una especie de "Frente Popular Independentista". Ésa es la idea de Arnaldo Otegi para juntar bajo un mismo paraguas a los soberanistas vascos, catalanes y gallegos de cara, por ejemplo, a las próximas Elecciones Europeas. Y a Carles Puigdemont, fugado en Bélgica y ningjuneado en Cataluña por ERC, le gusta.

El expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, considera la oferta del coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, de acordar un "programa de mínimos" entre vascos, catalanes y gallegos para presentarse a próximas citas electorales una "propuesta inteligente" porque "puede ser disruptiva en la fórmula política sobre la que se ha asentado el estado español".

Puigdemont se suma a cualquier idea que impida su ostracismo, impulsado por ERC

En una entrevista al diario 'Gara', recogida por Europa Press, Puigdemont se refiere a la Crida Nacional per la República, movimiento político para formar un partido independentista catalán, presentado en julio de 2018, y precisa que "más que la unión de las siglas políticas", lo que les interesa es que "gente de espacios políticos diferentes entienda que es el momento de buscar una actuación conjunta". Así, subraya que la Crida "no apela a partidos, apela a ciudadanos".

En este sentido, valora la propuesta de Arnaldo Otegi de candidaturas unitarias entre soberanistas y afirma que, "teniendo en cuenta que nosotros defendemos la máxima unión política en este momento, ésta es una propuesta que entra de lleno en este espíritu". Según afirma, "el sumar el máximo de fuerzas posibles de lugares muy diversos que, aunque en algunos temas podemos tener ideas muy distantes, coincida en aquello que es fundamental como el derecho a la autodeterminación y las libertades básicas, puede hacer escuchar una voz que existe, que es potente y que tiene mucha capacidad para intervenir en la política europea".

Por ello, considera la de Otegi una propuesta "inteligente que puede ser realmente disruptiva en la fórmula política sobre la cual se ha asentado el Estado español".

Tras afirmar que "hoy España no pasa los estándares de calidad democrática", considera que hay que ser humildes, dejar partidismos a un lado y entender que es un momento de una gran trascendencia que pide también decisiones transcendentes". "Si no, quizá no es verdad que estamos dispuestos a hacerlo todo para implementar la República, porque hay unos esfuerzos que no cuestan sangre, ni cárcel, ni exilio", advierte.

Con el PNV

Por otro lado, dice que con el PNV contempla "alianza en cualquiera de los escenarios", aunque considera necesario ver "cómo enfocamos el debate de las elecciones europeas en un contexto de gran trascendencia histórica para Catalunya y para Europa". "Si la propuesta que hacemos a los ciudadanos es la misma que cuando no había este reto, no sé exactamente qué mensaje estamos dando. Si no somos capaces de ir juntos en un desafío como el que tenemos planteado, creo que tenemos que hablar muy seriamente de cómo pensamos y cómo explicamos a la gente que podemos hacer aquello que le dijimos que haríamos el 21 de diciembre", remarca.

Preguntado por si la postura del lehendakari, Iñigo Urkullu, planteando un esquema de 'resistencia y de aguantar la autonomía que se tiene' haría difícil llevar un programa común a Europa, Puigdemont afirma que ellos también están en "una lógica de resistencia, pero ante la amenaza de una involución democrática, quedarse pasivo es recular". "Y ante el autoritarismo, tenemos que pasar a la ofensiva. Manteniendo una posición, entre comillas, conservadora e indolente ante los efectos de la represión, el autoritarismo y la regresión democrática, difícilmente desincentivaremos a los represores y a los antidemócratas. Al revés, la historia nos dice que pasa lo contrario", advierte.

En ese sentido, afirma que "la regresión de derechos fundamentales en Catalunya amenaza a toda Europa, también a la sociedad vasca, naturalmente", porque "una represión que triunfe en Catalunya es una carta blanca al Gobierno español para parar cualquier tipo de demanda ya no de independencia, sino de mejora de autogobierno".

Por eso, insiste en que "es mejor que pasemos más a la acción que no dedicarnos a administrar de manera conservadora una realidad que sabemos, y aquí creo que compartimos el análisis, que es una amenaza para los demócratas".

Comenta esta noticia
Update CMP