10 de agosto de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El verdadero estado de salud de Joaquín Sabina tras dejar mudo a su público

Joaquín Sabina tiene intención de repetir el concierto en mayo.

Joaquín Sabina tiene intención de repetir el concierto en mayo.

Coincidiendo con su 71 cumpleaños el cantante terminaba gira con Serrat en Madrid como colofón de fiesta, pero su caída a plomo desde el escenario se complicó mucho en las horas siguientes.

El cantante Joaquín Sabina tuvo que suspender este jueves su concierto conjunto con Joan Manuel Serrat en el Wizink Center de Madrid después de que se cayera del escenario justo en el fin de gira y cumpliendo 71 años este mismo 12 de febrero.

Armándose de fuerzas tras caerse desde un metro y medio de altura y salir en camilla, Sabina regresó al escenario en silla de ruedas para  explicar que "estas cosas solo me pasan en Madrid y lo siento muchísimo. Me ha dado un golpe muy fuerte en el hombro, que duele mucho y me hace que tengamos que suspender con todo el dolor".

Tras este duro golpe, el cantante acudía a la clínica Ruber Internacional de Madrid para ver el estado de la gravedad. Hasta allí acudían amigos y familiares.

Aunque en un primer momento sus cercanos tranquilizaron a los fans del cantante asegurando que tenía unas pequeñas fracturas en el hombro izquierdo por la caída y que se tiene que quedar en observación para comprobar que está todo perfectamente, todo se complicó posteriormente.

Tanto es así que este jueves fue intervenido de urgencia con éxito por un hematoma intracraneal y un derrame cerebral provocado por un fuerte golpe en la cabeza en la misma Clínica Ruber donde fue ingresado este miércoles directamente en la UCI. 

"Está bien. Un par de días en observación porque está perfecto", explicaron desde la oficina del cantante que estará "48 horas en observación".

 

 

Cabe recordar que el miércoles su círculo cercano era optimista y aseguraba que él estaba animado aunque obviamente le fastidió el último concierto de la gira, el día de su cumpleaños, en Madrid.

Al final, aunque parecía que todo había quedado en un susto la caída de Sabina ha sido más grave de lo que se esperaba.

 

Comenta esta noticia