29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así usó Sánchez al alcalde de Vigo para asaltar el dinero de los ayuntamientos

Abel Caballero, alcalde de Vigo y presidente de la FEMP

Abel Caballero, alcalde de Vigo y presidente de la FEMP

Abel Caballero, presidente de la FEMP, se jacta de ser catedrático de Economía por Cambridge pero se ha comportado como un burdo peón de Moncloa, a juicio de Francisco Marhuenda.

Abel Caballero olvidó que es "alcalde antes que socialista" y se prestó colaborar en el plan del Gobierno de Pedro Sánchez para "asaltar" el dinero ahorrado por los Ayuntamientos. Una "chapuza gubernamental" que será todo un baldón tanto para el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos, como para el regidor de Vigo y su "sumisa colaboración", en opinión de Francisco Marhuenda.

En su columna en La Razón, describe cómo Caballero se ha prestado a ser peón de una estrategia para 'premiar' "la buena gestión con la incautación". Y eso que presume de ser "catedrático de Teoría Económica que estudió en Cambridge".

Aunque recuerda el periodista con ironía que más bien parece haber estudiado en otra universidad muy diferente: "La 'expropiación' temporal del superávit municipal debería provocar bochorno en el catedrático, aunque el alcalde socialista debe estar muy contento habiendo servido a su líder. Tras este despropósito no sé si la memoria me falla y realmente estudió en la Universidad de Moscú en los tiempos de la Unión Soviética. Hay aportaciones muy interesantes en esta línea elaboradas por los economistas marxistas".

 

Aunque no parece que con esta apropiación sea suficiente para el Gobierno. Y de nuevo tirando de ironía, Marhuenda aporta algunas ideas a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, siguiendo la línea de Caballero: "Tan legítimo es asaltar a los municipios como hacerlo con los depósitos de los españoles y sus empresas. Con ello les sobraría dinero. Lenin y los suyos lo hicieron. No contentos con esta medida decidieron nacionalizar el sector productivo industrial y agrario, apropiarse de palacios e iglesias con lo que realizaron uno de los mayores latrocinios de la Historia y no repartieron, por supuesto, el impresionante botín obtenido con el pueblo".

Claro que no parece que esta fechoría vaya a acabar así. Marhuenda considera que aún no se ha dicho la última palabra en este asunto: "La sumisión del presidente de la FEMP y alcalde de Vigo es lamentable, porque se debe al municipalismo y no al PSOE. La fechoría gubernamental ha unido al resto de partidos y veremos como acaba".

 

Comenta esta noticia