20 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez llama "antisistema" a la oposición mientras pacta con Podemos y Bildu

Pedro Sánchez ha clasurado este sábado el Foro La Toja

Pedro Sánchez ha clasurado este sábado el Foro La Toja

El presidente del Gobierno se va a La Toja a quejarse de la actitud de la oposición, exige al PP que le apoyo y sugiere que ya tiene los presupuestos negociados.

En las últimas dos semanas los españoles han asistido a un hecho inédito en la democracia nacida de la Constitución de 1978: los ataques al Rey desde dentro del Gobierno. Sus autores principales son tres de los miembros del ala morada del Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez: el ministro de Consumo, Alberto Garzón; el titular de Educación, Antonio Castells; y el propio vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias.

La respuesta de Pedro Sánchez a estos tres miembros de su gabinete pertenecientes a Unidas Podemos no ha sido ni mucho menos su cese. Ha decidido mantenerlos en el Gobierno pese a que dentro de su estrategia republicana, Iglesias y los suyos ya no disimulan a la hora de señalar a Felipe VI como un rival político, situándole en el espectro político de la ultraderecha.

 

Pese a esta gravísima crisis institucional surgida en pleno seno del Ejecutivo central, a Sánchez no le incomoda que el PSOE siga dirigiendo los designios de España en coalición con el partido de cuyo líder dijo -en plena campaña electoral- que tenerlo en su Consejo de Ministros le quitaría el sueño.

A ello hay que sumar la campaña de Podemos para levantar a los barrios más humildes de Madrid -en algunos casos con violencia- contra el Gobierno de la Comunidad de Madrid, tras haber aprobado hace dos semanas la aplicación de medidas de restricción de la movilidad para frenar la curva de contagios del coronavirus.

De ahí que haya sorprendido que tan sólo un día después de haber cerrado Madrid a cal y canto, el inquilino de la Moncloa haya lanzado un alegato contra la "antipolítica".

Según Sánchez, esta última es una de las muchas caras que tiene el virus, y considera que no tiene otro objetivo que lograr "réditos políticos". Pero Sánchez no se refería a sus socios de Gobierno, sino a la "ultraderecha". 

 

Sin "líneas rojas" ante la negociación presupuestaria

El presidente del Gobierno, que ha clausurado con una intervención el Foro La Toja-Vínculo Atlántico, en la pontevedresa isla de A Toxa -en O Grove- se ha permitido recetar incluso "unidad" y "cohesión" para afrontar los retos del presente y mirar hacia el futuro.

En esta llamada a la unidad, Pedro Sánchez incluye la negociación de los Presupuestos Generales del Estado. Sobre estos últimos, el presidente ha rechazado la existencia de "líneas rojas" a la hora de negociar y sacarlos adelante.

En este sentido, el Jefe del Ejecutivo, se ha mostrado convencido de que los Presupuestos "serán progresistas, porque el Gobierno lo es" pero ha añadido que "tienen que ser de país", por lo que ha apelado a alcanzar un "acuerdo extraordinario" ante una situación "extraordinaria" como la que atraviesa el país por la pandemia de coronavirus.

 

Por ello, Sánchez ha señalado que convocará a "todas" las fuerzas del arco parlamentario, incluido al principal grupo de la oposición, el PP, "aunque se autoexcluya" de la negociación de las cuentas "junto con otras formaciones". 

"Los presupuestos tienen que concitar el máximo consenso, unidad y mayor número de apoyos parlamentarios posible", ha remarcado el presidente, que ha incidido en la importancia de sacar adelante unas Cuentas que permitan "canalizar" las ayudas extraordinarias del fondo europeo que podrían "vehicularse" sin presupuestos pero "no de la misma manera" que con ellos.

Comenta esta noticia