28 de enero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ana Rosa Quintana se ve envuelta en un feo fraude justo antes de dejar Telecinco

La reina de las mañanas de Mediaset ha tenido una despedida de lo más dulce... sin embargo una oscura estafa le ha empañado sus últimos días y se ha visto obligada a tomar medidas drásticas.

La reina de las mañanas de Telecinco se despidió esta semana de sus espectadores hasta después del verano y lo hizo por todo lo alto: haciendo balance de un curso de lo más intenso que comenzó muy ajustado con la competencia pero que termina a varios puntos de distancia. Muy orgullosa, Ana Rosa Quintana señaló que "somos la máquina del tren". A partir del lunes Joaquín Prat se encargará de presentar El Programa del Verano.

Un cierre de curso de lo más dulce que sólo se vio empañado en las últimas horas por un feo fraude que ha terminado salpicando a Ana Rosa sin comerlo ni beberlo. Y es que la propia presentadora denunció antes de irse de vacaciones que han utilizado fraudulentamente su imagen para vender falsos batidos adelgazantes. Quintana no sólo negó tajantemente que haya prestado su nombre a la marca de Chocolate Slim para vender un presunto producto milagroso que permitía “reducir el peso (en concreto doce kilos en cuatro semanas), la celulitis y eliminar las espinillas” sino que pidió ayuda al equipo de su programa para desenmascarar a la empresa.

“Dos amigas mías me avisaron extrañadas. Me está saltando en Facebook este anuncio. Yo las contesté: “No lo he tomado en mi vida”, explicaba Ana Rosa después de ver como la empresa comercializaba su producto con eslóganes como "No te podrás creer como cambia Ana Rosa. Te contamos su mejor secreto". 

El equipo de Telecinco se puso en marcha para destapar estos falsos productos y denunciarlos públicamente, para ello compró el producto que llegó sin factura y en pésimas condiciones. Después la dietista Yolanda García procedió a analizar químicamente la milagrosa sustancia que contenía los batidos: "Los ingredientes que pone en la web y los que están en la caja no tienen nada que ver. No tiene nutrientes para llevar una dieta equilibrada y a largo plazo puede dar problemas de salud". El análisis concluía que los batidos no solo eran ilegales sino también perjudiciales para la salud del consumidor.

"Así que yo me iba de vacaciones y engordaba 16 kilos, como una foca, y luego en cuatro semanas los perdía. Vaya pájaros", bromeó Ana Rosa intentando quitar hierro a la estafa y recordando que la única receta que existe para adelgazar es "tener un programa diario".

Comenta esta noticia
Update CMP