18 de agosto de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ortega Cano ante el peor toro de su vida

Más problemas para Ortega Cano

Más problemas para Ortega Cano

El diestro no consigue encontrar la paz. Los problemas crecen a nivel familiar. Las críticas arrecian contra su futura esposa y otra vez José Fernando le complica la vida gravemente.

Ortega Cano no levanta cabeza. Su próxima boda con Ana María Aldón viene envuelta en la polémica. Y es que aprovechando el anuncio del enlace, ex familiares y conocidos de la mujer del torero la están poniendo verde. Se han llegado a decir auténticas barbaridades que ella, fiel a su estilo habitual, prefiere no contestar para así no alimentar un fuego mediático que le pasaría factura. Si hay algo que puntualizar, lo hará su futuro marido, que es quien lleva las riendas en tema de medios. Si por él fuera, ya habría salido a la palestra para defender a Ana María, pues está muy dolido con quienes comentan sobre ella historias para no dormir que no son ciertas. Sin embargo, en este caso, el silencio es lo más indicado porque evita el desfile de críticos en los platós.

Y como no hay una sin dos, José se enfrenta estos días a una situación que creía solventada. Nada más y nada menos que el compromiso de su hijo con Michu. La noticia se ha conocido vía exclusiva que la joven ha hecho en Lecturas acompañada por su pequeña. Sin duda, esto ha caído como un jarro de agua fría en la familia Ortega Cano. En su opinión, Michu representa esa parte negra de la historia vital de José Fernando que desean forme parte de su pasado. Sin embargo, el joven no pasa página. Al contrario, desde su encierro para superar sus adicciones, mantiene contacto con la madre de su hija. Ambos están decididos a formar una familia, pese a quien pese.

En estos días, Ortega Cano ha tratado el asunto de la futura boda de José Fernando con Gloria Camila, también ella cree que no es una buena opción. Está convencida de que Michu ha formado parte de ese grupo que ha llevado a su hermano a tocar fondo. Y una vez casados, Michu ya podrá visitar al que será su marido sin problemas, ahora no puede hacerlo. De hecho, la familia de él ha hecho valer esta carta para que no se vean en la que, sin duda, es la parte más crucial del tratamiento. No va a ser fácil salir del pozo, pues a José Fernando le queda mucho camino por recorrer. La segunda fase del tratamiento se iniciará el próximo verano, coincidiendo con la fecha de boda que ha fijado con Michu. Será entonces cuando abandone el centro donde está ingresado para dar paso a una nueva etapa en su lucha contra las adicciones. Aunque tendrá una parte ambulatoria, habrá mucho control y vigilancia porque es necesario que permanezca alejado de los lugares y personas que representen su pasado más negro.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP