21 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un fiscal pone la cara roja a Marlaska con lo que pasó a Arrimadas en el Orgullo

Arrimadas y el resto de dirigentes de Cs, escrachados en el desfile del Orgullo de este año.

Arrimadas y el resto de dirigentes de Cs, escrachados en el desfile del Orgullo de este año.

La Fiscalía reconoce que la delegación de Ciudadanos fue "coaccionada" por las radicales feministas en la fiesta de este año. Y eso que el titular de Interior les acusó de ir a provocar.

Tarde, como siempre son los tiempos de la Justicia, pero al final la razón tiene dueño. Y el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha quedado retratado.

La Fiscalía de Madrid ve un delito de coacciones a miembros de Ciudadanos durante la manifestación del Orgullo LGTBI del pasado julio en la capital, pero ha pedido el archivo provisional de la denuncia por falta de autor o autores conocidos.

La Fiscalía presentó en el Juzgado decano de Instrucción de Madrid una denuncia por un delito de coacciones por los incidentes ocurridos en la marcha del Orgullo celebrada el pasado 6 de julio en Madrid a raíz de los cuales varios dirigentes de Ciudadanos se vieron obligados a abandonarla. Entre ellos, Inés Arrimadas, Miguel Gutierrez, Marcos de Quinto o Begoña Villacís.

"Sin embargo, dado que las investigaciones policiales llevadas a cabo hasta la fecha no han podido determinar al autor o autores del delito pide al juez el sobreseimiento provisional de la causa", esgrime el Ministerio Público.

Las diligencias de investigación penal fueron incoadas a raíz de denuncia presentada ante la Fiscalía General del Estado por el entonces líder de Cs Albert Rivera en relación a la marcha del Orgullo LGTBI convocada el pasado 6 de julio, por si los hechos que tuvieron lugar en la misma contra los miembros de Ciudadanos pudieran ser constitutivos de los delitos de amenazas, injurias o contra los derechos fundamentales.

Junto con el escrito, se adjuntaron imágenes de la manifestación, enlaces a vídeos emitidos en programas de televisión y redes sociales.

En resumen, los hechos consistieron en insultos y amenazas realizadas por un grupo de personas no identificadas contra los integrantes de Cs con el único objetivo de que abandonaran la manifestación.

Los autores de los hechos denunciados portaban pancartas con los lemas CiudaVox, haciendo referencia a la unión de las siglas de los partidos políticos Ciudadanos y Vox; El Orgullo no se vende. Capitalismo es LGTBIfobia, Ciudadanos es Pinkwashing, Subrógate tú o El Cuento de Le Ciudadane, donde la indumentaria de parte de sus personajes es muy similar a la portada por los manifestantes vestidos con túnicas y cofias, entre otroas.

La Fiscalía libró un oficio dirigido a la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía de Madrid al objeto de proceder a identificar a los quince integrantes del grupo que, sobre las 20 horas del pasado 6 de julio, irrumpieron en el Paseo del Prado, a la altura de la Cuesta de Moyano, donde se encontraban los representantes de Ciudadanos para participar en la celebración de la marcha del Orgullo.

Allí, según la Fiscalía, realizaron una sentada "perfectamente organizada", portando telas y pancartas de color naranja con los textos antes mencionados.

El instructor de las diligencias de investigación penal pretendía, además, averiguar otras cuestiones: si el comportamiento de los integrantes de la sentada influyó sobre el desarrollo de la manifestación, si incitaron a la realización de actos violentos contra los miembros de Cs, si existió algún tipo de convocatoria para la realización del escrache, así como las relacionadas con la convocatoria y difusión de comentarios o expresiones en redes sociales dirigidas a incitar a la violencia contra los miembros de ese partido.

Tras el pertinente análisis de las redes sociales, la Brigada Provincial de Información detectó que múltiples colectivos y perfiles individuales habían realizado comentarios sobre la asistencia de representantes de Ciudadanos a la manifestación, así como de la 'performance' realizada por unas quince personas vestidas de naranja y con cofias blancas.

"Pese a que también localizaron numerosos vídeos y fotografías del transcurso de la manifestación lo cierto es que resultó 'imposible' identificar a dichas personas", esgrimen.

Comenta esta noticia