02 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La decisión económica de Pedro Sánchez que saca de sus casillas a Podemos

Juntos pero no revueltos. El Gobierno del PSOE y Podemos no es monolítico y Sánchez quiere dejárselo claro a Iglesias en un asunto clave. Es éste.



Más allá de la sobreactuación propia de la política, superlativa en los tiempos actuales, lo cierto y verdad es que ha sorprendido gratamente la elección de los llamados ministros económicos. Desde un análisis objetivo no hay que ponerles muchos peros y así en su contrario reconocer, que son más propios del PP para aviso y disgusto de Podemos.

Un alto directivo me reconoció incluso que va a haber ministros políticos y ministros con políticas. Tratando de expresar que va a haber ministros que son políticos y otros que van a tener la posibilidad de hacer cosas de verdad con sus carteras ministeriales.

Es evidente que Sánchez ha querido tranquilizar a la comunidad internacional con estos nombramientos, ha querido embridar a los podemitas vaciando de contenido muchas de sus áreas de influencia y sobre todo, sabe que vienen curvas lo que le obliga a no dar muchos tropiezos con las cosas de comer. A eso se suma que Gobierno debe haber sólo uno y no dos solapados que encima no se llevan bien.

 

Parece que la derogación de la reforma laboral de la ministra Báñez, aplaudida por todo el mundo, es la única ascua que ha podido arrimar Iglesias pero queda por ver cómo será la nueva. Las otras promesas, incluso el SMI, dependerán de la evolución de los datos de paro que ya les digo yo que no serán buenos. 

En definitiva, el doctor Sánchez tendrá que intentar conjugar la ortodoxia europea con sus convicciones progresistas y para esto tranquiliza mucho la figura de la vicepresidenta Económica Nadia Calviño cuya misión es coordinar todas las carteras que corresponden a su negociado, además de presidir la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y  convertirse en una suerte de contrapeso a las recetas de sus socios morados.

Su líder Pablo Iglesias, y desde su propia vicepresidencia social, tendrá bajo su tutela las carteras de Trabajo, Igualdad, Consumo y Universidades además de la secretaría de Estado de Economía Social, bastante descafeinadas.

Calviño ve reforzadas sus competencias porque pilotará “la gran transformación digital que necesita España”, uno de los pilares sobre los que se asienta el programa del Ejecutivo socialista. Mantener el crecimiento del PIB será uno de sus principales objetivos. Su departamento estima que el crecimiento económico se situará en el 1,8% en 2020, una previsión similar a la del FMI, pero algo más optimista que la del Banco de España, que la coloca en el 1,7%.

La titular de la cartera de Economía se convirtió en el principal obstáculo en el consejo de ministros para reestablecer la ultraactividad de los convenios colectivos y recuperar la primacía del convenio de sector sobre los convenios de empresa, dos medidas que se anularían según el acuerdo programático entre el PSOE y el partido de Pablo Iglesias.

Calviño tendrá que convencer a sus socios de Unidas Podemos en el Gobierno la implantación de la mochila austriaca (un sistema de protección individual, en el que el trabajador acumula fondos mientras está empleado a los que puede recurrir cuando se queda en paro y de cara a la jubilación) que se incluía en el Plan Nacional de Reformas que diseñó el anterior Ejecutivo de Pedro Sánchez.

 

 

Montero seguirá haciendo de las suyas pues el margen es mínimo con un objetivo claro; un nuevo modelo de financiación autonómica que necesariamente no puede penalizar a aquellas comunidades más pobres en pos de las regiones que le brindan apoyo político a Sánchez.

Un empeño que también tendrá que lidiar José Luis Ábalos al frente del nuevo Fomento que siempre ha perseguido un modelo de infraestructuras inclusivas para evitar las dos Españas. Pero el fichaje de José Luis Escrivá es otro aldabonazo importante.

Un liberal 

Este "pepito grillo" que iba a dejar la AIREF por imperativo legal este año es un hombre básicamente liberal que sabe que las pensiones se tienen que someter a un profundo análisis muy alejado de lo que plantean los de Podemos.

Además, y como sustituto de Miguel Sebastián al frente del servicio de estudios del BBVA, sabe perfectamente que la economía son habas contadas y más en un mundo globalizado. Prueba de ello es su paso por el FMI y otros organismos internacionales. Allí las tonterías populistas y elucubraciones no tienen demasiado hueco. 

 

 

Qué decir de Arancha González Laya, una experta en comercio internacional que va a poner en práctica la técnica francesa. Que consiste en convertir las embajadas del país y su política internacional en una oficina de promoción de la marca país para mayor honra y gloria de sus empresas. Sus palabras de este lunes Spain is Back, Spain is here to stay es una eslogan que le va a perseguir durante esta legislatura que está por ver que dure cuatro años.

La bisoñez de Yolanda Díaz

Reyes Maroto es percibida por muchos sectores como una persona dialogante que quiere seguir ganándose la confianza de los sectores, especialmente el del automóvil. 

En off the record se comenta que la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, sumará a su bisoñez en materia de gestión real la pérdida de los asuntos referidos a la Seguridad Social lo que le permitirá dar muchas consignas políticas pero pocos asuntos que realmente impacten sobre el mercado laboral español. Un alivio.

Comenta esta noticia
Update CMP