25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Receta de bizcochitos de zanahoria

Ésta receta es la base de la famosísima tarta de zanahoria (carrot cake) y es absolutamente deliciosa

Respirar el aroma de estos bizcochitos recién horneados y observar la mágica transformación de su masa liquida y dulce convertida en pocos minutos en un tierno, suave y esponjoso pastel es uno de los momentos más placenteros que pueden existir.

Incluir la vitamínica zanahoria cruda rallada no solo es un saludable acierto, sino que además nos aporta esa humedad, textura y dulzor tan característicos que es lo que hace que este pastel sea tan famoso en el mundo entero y completamente diferente a otros.

 Si quieres, puedes ir un paso más allá e incorporar encima su célebre glaseado. Solo tendrás que batir con unas varillas eléctricas hasta conseguir la consistencia de una crema densa; dos tazas de azúcar glass, doscientos gramos de queso crema, sesenta gramos de mantequilla a temperatura ambiente y media cucharadita de esencia de vainilla.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 40 minutos

 

Ingredientes

8 zanahorias recién ralladas

4 huevos

400 gramos de harina

170 gramos de azúcar

1 cucharadita y media de levadura en polvo

3 cucharaditas de canela en polvo

¼ de cucharadita de sal

2 cucharaditas de esencia de vainilla

110 ml de aceite de oliva suave

 

Elaboración:

1.- En un recipiente mezcla la harina, el azúcar, la canela en polvo, la levadura y la sal.

 

2.- Bate los huevos y agrega el aceite de oliva suave junto a la esencia de vainilla.

 

3.- Vuelca la zanahoria rallada sobre los huevos y revuelve muy bien. Incorpora poco a poco la harina y mezcla hasta integrar por completo.

 

4.- Engrasa ligeramente los moldes y rellena hasta alcanzar las tres cuartas partes.

 

Introduce en el horno precalentado a 180º durante 25-30 minutos.

 

Cómo cada horno es un mundo, pasados los veinticinco minutos introduce un palito de brocheta. Si éste sale limpio tus bizcochitos estarán listos, en caso de que arrastre algo de masa necesitarán un poco más de tiempo.

 

Deja templar y disfrútalos. Sencillos, tiernos y perfectos para tu desayuno o merienda.

 

 

 

Comenta esta noticia