29 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El despilfarro de Sánchez en sus vacaciones : 40.000 euros en obras en Doñana

Sánchez y su esposa, Begoña Gómez.

Sánchez y su esposa, Begoña Gómez.

La respuesta parlamentaria a una batería de preguntas de Vox destapa la factura para las arcas públicas del veraneo del presidente en plena pandemia en el parque onubense y en La Mareta.

Si la invitación a un grupo de sus amigos personales al Palacio de las Marismillas durante sus vacaciones de verano en Doñana el pasado año y revelada ahora ya generó hace pocos días una enorme polvareda política, la factura del paso de Pedro Sánchez y Begoña Gómez por ese paradisíaco complejo público y por la mansión de Patrimonio Nacional en La Mareta, días antes, devuelven a la actualidad en cuestionado parón estival del inquilino de La Moncloa en plena desescalada.

Ahora ha salido a la luz que las vacaciones de verano del presidente del Gobierno en dependencias de Patrimonio Nacional han conllevado un aumento del 64,4% de la factura de la luz en la residencia de La Mareta, situada en Lanzarote, y la contratación de obras en la de Las Marismillas, por un importe superior a los 40.000 euros.

Una cantidad nada desdeñable si se tiene en cuenta que fue invertida para apenas 10 días, desde el 11 al 21 de agosto en los que la pareja presidencial residió allí. Los otros seis días, justo antes, los disfrutaron en Lanzarote.

 

Estos datos del parón estival de Sánchez se conocen ahora gracias a una batería de preguntas de varios diputados de Vox, que reclamaron información general sobre cuántas visitas ha realizado el presidente del Gobierno desde el pasado enero a ambas residencias oficiales, el coste de mantenimiento que implicó la visita que realizó junto a su familia a La Mareta en agosto, así como de las obras realizadas en Las Marismillas.

En su contestación, el Ejecutivo confirma que este verano Sánchez ha hecho uso de la casa de La Mareta en una ocasión, entre los días 6 y 11 de agosto, y otra del Palacio de Las Marismillas, la segunda parte de sus vacaciones estivales.

Según detalla el Gobierno, los costes de suministro de energía eléctrica durante ese mes de agosto en La Mareta ascendieron a 1.166,98 euros frente a la factura de 705,5 euros que se abonó en julio, lo que supuso un incremento del 64,4%.

Además, Moncloa informa de que aunque en la residencia ubicada en Lanzarote no se ha realizado ninguna actuación específica relativa a "obras y suministros", en la de Doñana sí se han ejecutado dos "contratos menores de obra" por valor de más de 40.000 euros.

 

Puerta de acceso a La Mareta, en la que Sánchez y su mujer pasaron el primer tramo de sus vacaciones veraniegas.

 

En concreto, se ha reparado y reforzado las viguetas del cuarto de plancha del Palacio, por un importe de 12.923,22 euros, y se ha procedido a acondicionar el palomar para actuaciones de seguridad, por un total de 27.438,72 euros.

Ahora bien, aunque en La Mareta no se han hecho obras, sí detalla que Patrimonio Nacional, de quien depende este inmueble, "dispone de una mínima plantilla (cuatro empleados) con carácter permanente, apoyándose en los medios de los servicios centrales cuando es necesario".

 

Añade, además, que la actividad de estos empleados se complementa con un contrato de servicios para la limpieza y otro para aquellos aspectos de conservación y mantenimiento que requieren un determinado complemento técnico por un importe de 15.000 euros.

Por último, el Gobierno detalla que los costes de los materiales para las actividades de mantenimiento por los trabajadores de Patrimonio Nacional han ascendido aproximadamente a 2.000 euros mensuales, aunque, eso sí, especifica que su adquisición se habría producido "independientemente del uso de La Mareta".

 

M.B
Comenta esta noticia
Update CMP