25 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado fija ante Sánchez sus líneas rojas y presenta su alternativa en Moncloa

La situación en Cataluña, la economía y la crisis migratoria centran el primer encuentro entre el presidente del Gobierno y el nuevo líder del PP. La cita se ha prolongado durante tres horas

Apenas cuatro horas después de que el CIS hiciera publico su barómetro de julio que nacía caduco -su trabajo de campo se realizó antes de la revolución en el liderazgo del PP-, Pedro Sánchez ha recibido en La Moncloa al flamante nuevo presidente de los populares, Pablo Casado.

Una cita de cortesía, habitual cuando se renuevan las cúpulas de los partidos en España, pero con mucho más largo recorrido del que parece. De hecho, se ha prolongado durante más de tres horas y ha tenido una intenso orden del día.

Y es que lo que sí refleja del último sondeo oficial es que el bipartidismo, PSOE y PP, comienza a gozar de mucha mejor salud. Ciudadanos tiene ahora enfrente a un renovado centroderecha, y Podemos, busca un espacio en la izquierda mirando de reojo la colosal operación de imagen y marketing que ha puesto en marcha Ferraz desde Moncloa.

Y, todo esto, cabe no olvidarlo, a meses de la triple cita electoral de las europeas, autonómicas y municipales de mayo de 2019.

Sánchez y Casado difieren en los principales actual retos de España pero ambos saben que se necesitan. En su primera cita de este jueves, en la agenda  estuvieron muy presentes la economía -con la senda del déficit varada en el Congreso por la debilidad del presidente del Gobierno; la situación en Cataluña y la crisis migratoria agravada en los dos últimos meses. 

 

Pablo Casado, este miércoles durante su visita a Ceuta y Melilla para abordar la crisis migratoria.

 

En su comparecencia ante los periodistas, Casado ha anunciado que hará una oposición "seria y responsable" y ha garantizado la "lealtad" del PP para defender la unidad de España, en la estrategia para Cataluña, en política internacional y en la lucha contra el terrorismo yihadista.

En el capítulo de exigencias a Sánchez, Casado ha reclamado "firmeza" contra el independentismo, la reforma del Código Penal para penar la convocatoria de referéndums ilegales y que no se acerquen a los presos etarras al País Vasco. Respecto al primer asunto, el líder popular ha confirmado que pedirá la aplicación del artículo 155 si Torra persiste en su órdago.

Y en materia económica, el líder popular ha defendido que no se suban los impuestos y que no aumente el déficit. Por ello, ha justificado su negativa a apoyar el techo de gasto que prepara el Gobierno socialista. 

Sobre la polémica migratoria, Casado ha insistido en la necesidad de mejorar la protección de nuestras fronteras y de aumentar la cooperación con los países de origen. 

Asimismo, el presidente del PP ha reclamado a Sánchez que desbloquee la reforma de la Educación, impulse una reforma de la financiación autonómica y favorezca un pacto por el agua.

En realidad, más que una lista de demandas, Casado ha llevado a La Moncloa su plan alternativo para gobernar España. De hecho una de las última reflexiones que el jefe de la oposición ha dejado en la sala de conferencias del Consejo de Ministros ha sido ésta: "El PP está preparado para unas nuevas elecciones".

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP